Ácido Alfa Lipoico: Alimentos vs. Suplemento: Características claves a tener en cuenta, cómo potenciar sus efectos. Contraindicaciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
acido alfa lipoico alimentos vs suplementos

Existen alimentos ricos en ácido alfa lipoico que pueden consumirse regularmente; sin embargo, su suplementación es fundamental para conseguir los mejores resultados.

La suplementación debe tomarse de un modo preciso y a unas dosis estudiadas para obtener lo mejor de ella. Los efectos beneficiosos del ALA pueden potenciarse al consumir otros elementos nutricionales.

Como todo suplemento, ciertos efectos no deseados pueden existir.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué alimentos contienen Ácido Alfa Lipoico?

     

    El ácido alfa lipoico se puede obtener en diversos alimentos en forma de lipolisina, la cual es una molécula de ácido alfa lipoico unida a un aminoácido de lisina, que luego de ser consumida, el organismo tiene la capacidad de dividirlas para su utilidad. 

    Esta vendría siendo la forma biológicamente activa de conseguir el ALA. Los alimentos donde puede encontrarse este ácido graso son:

    • Carnes rojas y vísceras como hígado, riñón y corazón.
    • Levadura de cerveza.
    • Germen de trigo.
    • Espinaca.
    • Brócoli.
    • Guisantes.
    • Coles de Bruselas.
    • Tomates.
    • Patatas.
    • Zanahorias.
    • Salvado de arroz.

    Es importante saber que, a pesar de encontrar concentraciones de ALA en estos alimentos, los niveles suelen ser poco significativos en comparación a las dosis de utilidad terapéutica demostradas en ensayos clínicos y las dosis ofrecidas por los suplementos.

    ¿Cómo se toma y dosis recomendada?

     

    Normalmente, en nuestro organismo, poseemos concentraciones séricas de ácido alfa lipoico de 0.1 μg/mL, pero para obtener los beneficios que nos ofrece esta molécula se recomienda la ingesta de suplementación que vaya de 50 a 600 mg.

    Sin embargo, los estudios clínicos demuestran que, para alcanzar valores séricos terapéuticos (4-8 μg/ml), las dosis recomendadas deben ir de 600 a 1200 mg/día.

    Hay que tener en cuenta que esta se considera una sustancia con una amplia seguridad de consumo, siendo 600 mg/día la dosis terapéutica que ha probado mayor seguridad y eficacia para el tratamiento de diversas enfermedades, mientras que dosis mayores a 2000 mg/día han producido efectos secundarios en los consumidores.

     ¿Cómo potenciar los efectos del Ácido Alfa Lipoico a través de otros nutrientes?

     

      El Ácido Alfa Lipoico para Adelgazar: beneficia los procesos metabólicos del ser humano

    > Ácido Alfa Lipoico y Omega 3

     

    La combinación de estos dos ácidos grasos crea una sinergia que potencia los beneficios ofrecidos a nuestro organismo, ya que el Omega 3 comparte efectos similares a los del ácido alfa lipoico.

    En especial, el Omega 3 tiene efectos antitrombóticos, disminuye la adhesión plaquetaria, reduce los niveles de triglicéridos y controla las cifras tensionales. También ayuda al adecuado funcionamiento cerebral, a disminuir el peso corporal y a restituir y regenerar los lípidos de la membrana celular, manteniendo su estabilidad (20, 38).

    Dicho esto, la ingesta combinada de estas dos sustancias grasas resultaría altamente beneficiosa para la salud.

    > Ácido Alfa Lipoico y Coenzima Q10

     

    Al igual que el ALA, la coenzima Q10 se encuentra en la mitocondria de todas las células de nuestro cuerpo, teniendo dos funciones principales: participar en la producción de casi el 95% de energía en forma de ATP utilizada por las células y promover el control de los radicales libres a través de sus potentes propiedades antioxidantes.

    El ácido alfa lipoico y la coenzima Q10 potencian sus efectos ya que ambas sustancias están implicadas directamente en la disminución del estrés oxidativo mitocondrial y en el mantenimiento del funcionamiento y equilibrio de las células. Por esto, son consideradas moléculas que intervienen en los procesos de antienvejecimiento de los tejidos, mejorando la sintomatología de múltiples patologías (39, 40, 41).

    Además, ambas ayudan a la reutilización de la vitamina E, teniendo también una relación estrecha de beneficio, ya que el ALA es capaz de reciclar la coenzima Q10, extendiendo su semivida y funcionalismo.

    > Ácido Alfa Lipoico y Cardo Mariano

     

    El cardo mariano (Silybum marianum) es una planta medicinal con un uso milenario. Específicamente son sus frutos con forma de semillas de donde se extrae la silimarina, siendo esta la molécula que posee las potentes características terapéuticas.

    Se ha comprobado que este elemento natural es altamente beneficioso para el hígado, reduciendo la fibrogénesis, promoviendo la regeneración y desintoxicación del tejido hepático, estabilizando las membranas celulares, inhibiendo la formación de peróxidos lipídicos y eliminando los radicales libres, todas estas características compartidas con el ALA y sus propiedades en pro del bienestar hepático (42).

    Además, el cardo mariano, al igual que el ácido alfa lipoico, tiene una función anticancerígena que cumple mediante dos mecanismos: el primero, inhibir la formación de ciertas líneas celulares de cáncer y el segundo, el desarrollo de la actividad citotóxica directa sobre células malignas.

    > Ácido Alfa Lipoico y Vitaminas C y E

     

    El ácido alfa lipoico ejerce un impresionante efecto sobre las vitaminas C y E al restituirlas y regenerarlas después de haber cumplido su función antioxidante,  ampliando así su tiempo útil de funcionalidad (43, 44, 45).

    Con el envejecimiento, los transportadores de vitamina C dependientes de sodio en el hígado disminuyen, reduciendo las concentraciones séricas de esta vitamina; sin embargo, se ha observado un aumento de estos niveles en el hígado y corazón luego de la administración del ALA, aumentando también su absorción por parte de las mitocondrias.

    Al actuar de forma conjunta, la vitamina C y el ácido alfa lipoico generan una acción potenciada contra el estrés oxidativo y la peroxidación de los ácidos grasos de las membranas celulares.

    Por otro lado, múltiples estudios demostraron que la utilización en conjunto del ácido alfa lipoico y la vitamina E originó diversos efectos de salud favorables.

    En un modelo de isquemia-reperfusión cardiaca in vitro, se administraron altas dosis de vitamina E y ácido alfa lipoico, causando un beneficio notable en la recuperación durante la fase de reperfusión. Es importante señalar que este efecto no fue observado cuando ambos antioxidantes fueron administrados de manera independiente.

    Contraindicaciones y posibles efectos secundarios

     

    El ácido alfa lipoico se considera ampliamente seguro y sus dosis habituales de 300 y 600 mg, encontradas en la mayoría de los suplementos existentes, no suelen causar efectos secundarios.

    Tomando en cuenta lo anterior, es importante conocer estos posibles efectos que por lo general sólo se han presentado con la ingesta de dosis muy elevadas (más de 2000 mg/día), como lo demuestran distintos estudios clínicos.

    Dentro de los efectos secundarios que se han registrado se incluyen:

    • Condiciones dermatológicas, tales como urticaria, erupciones cutáneas y reacciones alérgicas, siendo estas las más comunes.
    • Irritabilidad, hambre, somnolencia, visión borrosa y mareos, todos efectos provocados por la significativa disminución de los niveles de glucosa en sangre.
    • Dolores de cabeza, dificultad para concentrarse y confusión.
    • Malestares gastrointestinales, tales como náuseas y acidez estomacal.
    • Ritmo cardiaco acelerado y palpitaciones.

    Antes de comenzar la ingesta de este suplemento, es recomendable señalar a un médico si se padece alguna alteración en la regulación de los niveles de glucemia, si se es diabético y consume algún hipoglucemiante oral, debido al importante descenso que puede ocurrir en cuanto a los niveles de glucosa sanguínea.

    En el caso de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no se ha comprobado la completa seguridad de este suplemento, por lo tanto, no se aconseja consumir el mismo sin antes consultar con un especialista.

    También se recomienda consultar con un profesional de la salud cuando se están consumiendo otros suplementos naturales o medicamentos que causan algún tipo de interacción con el ácido alfa lipoico.

    Espero que te sirva de ayuda toda esta información. Cualquier duda que tengas o tema relacionado con el ALA, ya sabes, pásate por nuestra sección y envíanos tu propuesta. Recuerda que no atendemos consultas personalizadas.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba