El Ácido Alfa Lipoico es capaz de fortalecer tu hígado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
acido alfa lipoico para el higado

El ALA se ha aplicado en pacientes afectos por hepatopatías como la enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA), verificando potentes beneficios.

El consumo de suplementación a base de ácido alfa lipoico también es capaz de mejorar ciertos parámetros metabólicos asociados, promoviendo una mayor recuperación por parte del tejido hepático.

La esteatosis hepática no alcohólica es una enfermedad crónica del hígado capaz de complicarse cada vez más, estando íntimamente ligada al síndrome metabólico, o el conjunto de condiciones perjudiciales tales como, presión sanguínea alta, incremento de grasa abdominal, glucosa elevada en sangre, perfil lipídico alterado, pudiendo afectar a personas que no lleven un estilo de vida del todo sano.

Por ser aeróbico, el metabolismo hepático implica una producción basal de radicales libres, lo que sumado a una dieta hipercalórica, promueve la enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA), la cual se ha comprobado estar directamente ligada al daño que sufre el hígado por el estrés oxidativo constante.

Con esto en mente, el ácido alfa lipoico (ALA), con su potente capacidad antioxidante, posee la acción directa de secuestrar los radicales libres generados en los procesos metabólicos del hígado, aparte de aumentar el glutatión hepático y otros antioxidantes, mejorando así la desintoxicación hepática (1, 2, 3, 4).

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Bases científicas detrás de las propiedades beneficiosas del ALA para el tejido hepático

     

    A través de varios estudios científicos se ha demostrado la eficacia del ácido alfa lipoico en el tratamiento del hígado graso, fortaleciendo las funciones del hígado y  también mejorando la sensibilidad a la insulina y otros parámetros en pacientes con sobrepeso u obesidad.

    En un ensayo clínico se tomaron 45 pacientes, los cuales fueron divididos en dos grupos: el primero de 23 pacientes recibió ALA vía oral en dosis de 1200 mg, mientras que el segundo grupo de 22 pacientes se sometió a placebo (5).

    Los pacientes que fueron incluidos en el estudio fueron aquellos donde se demostró el diagnóstico de insuficiencia y/o esteatosis hepática y que se encontraban en rangos de sobrepeso y obesidad según el IMC, además de tener una edad de entre 20 y 50 años para ambos sexos.

    Fueron excluidos pacientes que presentaban enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes mellitus, trastornos de la tiroides o cualquier otra enfermedad hepática, aparte de aquellos que tomaban antioxidantes y otros medicamentos.

    Los resultados de este estudio demostraron una reducción significativa en los niveles séricos de insulina, así como la disminución de su resistencia en el grupo suplementado versus el grupo placebo. También se observó una disminución importante de la concentración sérica de los triglicéridos.

    Hallazgos similares fueron encontrados en otra investigación realizada tomando en cuenta pacientes con enfermedad de hígado graso de origen no-alcohólico, en donde la suplementación con ALA por 12 semanas mejoró la resistencia a la insulina, los niveles de insulina sérica, así como los niveles de adiponectina y leptina (6).

    Otro estudio grande fue realizado en el 2014, teniendo una duración de 6 meses, en donde 155 pacientes con esteatosis hepática no alcohólica fueron divididos de manera aleatoria en 4 grupos (7):

    • 40 pacientes fueron tratados con ácido alfa lipoico más vitamina E a dosis oral de 300 mg y 700 UI respectivamente.
    • 40 pacientes fueron tratados solo con vitamina E a dosis oral de 700 UI.
    • 40 pacientes fueron tratados solo con ALA a dosis oral de 300 mg.
    • 35 pacientes pertenecieron al grupo control.

    Según sus índices de masa corporal (IMC) de la OMS , los individuos estaban en los rangos de sobrepeso y obesidad tipo I. 

    Además, se excluyeron pacientes que consumían >30 g de alcohol por día o recibían otros medicamentos como hierbas o suplementos, así como también pacientes que presentaban otras patología del hígado.

    Para tener parámetros de comparación, se determinaron al inicio y al final del estudio ciertos valores, incluyendo: IMC, glucemia en ayunas, hemoglobina glicosilada, triglicéridos en plasma, enzima hepática alanina aminotransferasa (ALT), factor de necrosis tumoral α (TNF-α), hormona leptina, así como las condiciones de fibrosis y esteatosis hepática.

    Al finalizar el estudio, los investigadores pudieron observar una importante mejoría en los pacientes sometidos a ALA y vitamina E, utilizados tanto en monoterapia como en conjunto.

    Se pudo demostrar la disminución de los puntajes de fibrosis y esteatosis hepática en los pacientes. También se estabilizaron los niveles de ALT, enzima comprometida en el funcionamiento hepático, la cual se ve alterada en el hígado graso, así como la reducción del TNF-α, molécula implicada en la respuesta inflamatoria del hígado y otros tejidos.

    Otro hallazgo importante fue la disminución a niveles normales de los triglicéridos en sangre y de la hormona leptina, hormona implicada y elevada hasta cuatro veces su valor normal en sujetos obesos y con hígado graso.

    La hemoglobina glicosilada fue otro parámetro que presentó una disminución del 17% respecto a la inicial, aspecto con significativa importancia ya que esta macromolécula se presenta aumentada en pacientes diabéticos y con síndrome metabólico.

    Los científicos también demostraron que la asociación entre el ALA y la vitamina E mostró mayor sinergismo en la respuesta terapéutica y mejoría de la esteatosis hepática no alcohólica, en comparación con su acción en monoterapia.

    Tomando en cuenta toda la información suministrada, se puede concluir que la adición de un suplemento a base de ácido alfa lipoico en la nutrición de pacientes con enfermedad de hígado graso de origen no alcohólico resultaría beneficiosa para el control de la condición médica al lograr restablecer ciertos parámetros metabólicos asociados, los cuales son capaces de complicar significativamente el cuadro clínico.

    Si a esto se le suma un correcto régimen alimenticio, una rutina de ejercicio físico regular, un estilo de vida libre de estrés, entre otros factores positivos para la salud, el riesgo de que este tipo de enfermedades aparezca o hasta evolucione crónicamente se va a ir al mínimo.

    ¡Así que no te queda de otra que incluir al ácido alfa lipoico en tu nutrición diaria!

      Beneficios del Ácido Alfa Lipoico para la salud del ser humano

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba