Beneficios de la CoQ10 en la diabetes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
coenzima q10 y diabetes

La diabetes mellitus tipo 2 aparece principalmente por cambios degenerativos en las células β pancreáticas promovidos por incorrectos hábitos alimenticios.

La coenzima Q10 puede ser beneficiosa para muchas patologías a nivel metabólico, incluyendo a la diabetes tipo 2.

Ya sea en forma de ubiquinona, la versión oxidante de la CoQ10, o en forma de ubiquinol, la versión reducida, este elemento es necesario tanto para la producción de aproximadamente el 95% de energía a nivel celular como para llevar a cabo muchas de las acciones antioxidantes del cuerpo humano.

Habiendo dejando claro lo importante que es este elemento, toca desarrollar un importante tema que tiene que ver con una de las enfermedades crónicas más difundidas a nivel mundial: la diabetes mellitus tipo 2 (DM 2).

Esta enfermedad, a diferencia de la tipo 1, la cual se desarrolla por una disfunción a nivel genético e inmunitario, aparece principalmente por cambios degenerativos en las células β pancreáticas promovidos por incorrectos hábitos alimenticios.

Al elevar el consumo de azúcares en la dieta diaria, los niveles de glucemia aumentan drásticamente, haciendo que el páncreas trabaje forzadamente para producir la suficiente insulina y así regular estos niveles hasta llevarlos a los parámetros normales.

Sin embargo, con el tiempo, el continuo trabajo forzado hace que las células β pancreáticas empiecen a degenerarse, conllevando al desarrollo de la enfermedad.

Una vez que los niveles glucémicos no pueden ser regulados por la insuficiente producción de insulina, el establecimiento de la diabetes tipo 2 y el desarrollo de sus complicaciones se vuelven inminentes a menos que se consuman los nutrientes y/o elementos farmacológicos adecuados para su tratamiento.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Ayuda la CoQ10 a combatir la diabetes?

     

    La bibliografía especializada en la materia indica que la coenzima Q10 puede ser beneficiosa para muchas patologías a nivel metabólico, incluyendo a la diabetes tipo 2. ¡Y esto no es más que una verdad absoluta!

    El estrés oxidativo presente cada vez más en el ser humano actual promueve el daño a nivel celular en una gran cantidad de órganos y sistemas.

    Obviamente, el páncreas no escapa a este proceso patológico, presentando una clara degeneración a nivel de las células β pancreáticas, las encargadas de la producción de insulina.

    Si a estos procesos oxidativos se le añaden los inflamatorios, el panorama se vuelve mucho peor (1, 2).

    Además, la deficiente función mitocondrial producida por la falta de coenzima Q10 se ha relacionado con perjudiciales cambios no sólo a nivel pancreático, sino también a nivel de otros órganos y tejidos, produciendo errores en sus procesos metabólicos principalmente debido a la falta de energía en el organismo.

    Muchas de estas fallas en el sistema promueven la incorrecta comunicación entre la célula y la insulina, complicando la entrada de la glucosa para su futuro metabolismo.

    Este último proceso se relaciona con los transportadores GLUT4, elemento que se ve afectado por el déficit mitocondrial (1, 2).

    Diversos estudios han reportado la relación entre bajos niveles de coenzima Q10 en sangre de pacientes diabéticos con altos niveles de glucosa plasmática y hemoglobina glicosilada (HbA1c).

    Esto hace pensar que el asociar la CoQ10 a la DM 2 pudiera ser la respuesta a esta problemática (1, 2).

    En efecto, científicos iraníes llevaron a cabo un análisis de varios estudios donde investigaban la inclusión diaria de suplementación a base de coenzima Q10 en pacientes con DM 2. Estos evidenciaron el descenso significativo de los niveles de glucemia en ayuno, sin embargo, la disminución de los niveles de insulina en ayunas y HbA1c no fue tan significativa (3).

    Otros estudios no consiguieron suficiente información que demostrara la efectividad de la relación entre la CoQ10 y la diabetes tipo 2, mientras que otros sí demostraron la capacidad regulatoria de este elemento en el control glucémico, así como en otros factores metabólicos (2, 4, 5, 6, 7).

    Te puede interesar:

      Coenzima Q10: elemento eficaz contra la fibromialgia

     Comidas vs. Suplementos

     

    Ya se ha dicho antes: la dieta no es suficiente cuando se padece una enfermedad.

    Por esta razón, la inclusión de suplementación a base de algún nutriente en específico o de un grupo de elementos naturales es necesaria para tratar y mejorar la situación clínica que generan diversas patologías crónicas.

    Por supuesto, la DM 2 no se queda atrás en este tema.

    Si bien el mantenimiento de un correcto régimen alimenticio es fundamental para los pacientes diabéticos, asegurándose de no consumir muchos azúcares y cumplir con estrictos horarios y criterios médicos para mantener bajo control la homeostasis de la glucosa en sangre, este, muchas veces, no es suficiente.

    Como bien se explicó al inicio del post, la diabetes tipo 2 no debe considerarse únicamente como un estado degenerativo del páncreas, sino como una compleja situación metabólica que se acompaña de numerosos procesos oxidativos e inflamatorios que afectan a todo el cuerpo, desde lo más grande a lo más pequeño.

    Entonces, si bien la dieta podría ayudar parcialmente con la regulación de este estado patológico, la ayuda extra proporcionada por la suplementación a base de coenzima Q10 sería capaz de mantener a raya aquellos elementos perjudiciales que aumentan el estrés oxidativo y la inflamación a nivel tisular, ofreciendo una mejor interacción entre la glucosa, la insulina y las células (1, 2).

    La inclusión de este elemento antioxidante también es válida para aquellos pacientes que estén tomando medicamentos para la regulación de la glucemia, proporcionando un mayor control a todo el cuadro patológico.

    Pero la suplementación de CoQ10 no sólo es necesaria para aquellos pacientes con una diabetes establecida, sino también para aquellos individuos que quieran prevenirla.

    Si bien mucha de la degeneración a nivel pancreático y celular se debe a cambios perjudiciales promovidos por nosotros mismos, la edad es uno de esos factores que no podemos controlar. Sin embargo, si se puede enlentecer con la debida inclusión de la coenzima Q10 en nuestras vidas.

    Entonces, está más que claro que la dieta no lo es todo y que la asociación entre la CoQ10 y diabetes es beneficiosa para aquellos pacientes que quieran mejorar su calidad de vida y volver, en cierto grado, a la normalidad que tenían previo a la enfermedad.

    Te puede interesar:

      Coenzima Q10. Alimentos vs. Suplemento: Características claves a tener en cuenta. Contraindicaciones

     Otros beneficios de la Coenzima Q10

     

    Si bien antes se señalaron los efectos positivos que produce la coenzima Q10 en los pacientes diabéticos, los que vienen a continuación son específicos para algunas de las condiciones que acompañan a este cuadro clínico.

    Ciertos trabajos consiguieron elevar los niveles de algunos elementos beneficiosos como la adiponectina, adenosina desaminasa, catalasa y las capacidades antioxidantes totales, así como disminuir los niveles de otros factores perjudiciales asociados como el 8-isoprostano, la leptina, ferritina y proteína C reactiva en mujeres con DM 2.

    Estos cambios mejorarían la resistencia a la insulina y modularían el estrés oxidativo en estas pacientes (8, 9, 10).

    La función protectora de la CoQ10 a nivel vascular también se ha estudiado en base a su acción para reducir complicaciones a nivel dermatológico, renal, cardíaco y ocular. 

    Mediante el control de ciertos marcadores oxidativos y pro-inflamatorios, este elemento nutricional es capaz de mejorar la disfunción endotelial presente en los pacientes diabéticos (1,, 11, 12).

    Otros estudios demostraron que la coenzima Q10 genera efectos beneficiosos a nivel hepático y renal, disminuyendo los niveles de ciertos elementos pro-inflamatorios como la proteína C reactiva, interleuquina 1, aspartato aminotransferasa, el factor de necrosis tumoral α, entre otros, ya sea de manera directa o indirecta, al modificar su expresión genética (1, 13).

    Como podrás haber leído, la asociación de la CoQ10 con la diabetes ha demostrado ser una de las mejores para el tratamiento de esta patología crónica, pero no sólo de la situación degenerativa a nivel pancreático como tal, sino también de todos aquellos factores perjudiciales que la acompañan, limitando así el daño producido en los tejidos y el riesgo de desarrollar complicaciones en el futuro.

    Si a esto le sumas un correcto régimen alimenticio, una rutina de ejercicio físico regular, un estilo de vida libre de estrés, entre otros factores positivos para tu salud, el riesgo de complicarse por esta enfermedad se va a ir al mínimo.

    ¡No te queda de otra que incluir a la coenzima Q10 en tu nutrición diaria!

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba