Flecha Hoy te contaremos de los beneficios de la q10 en la fertilidad, ya que son muchas las condiciones médicas que afectan la fertilidad de tanto hombres como mujeres

Flecha Numerosos estudios científicos han podido demostrar que la inclusión de la coenzima Q10 en la nutrición diaria de los individuos mejoraría ciertos factores relacionados con la fertilidad.

Si bien uno de los objetivos principales que tiene el ser humano en su vida es el de procrear y dejar descendencia, hoy en día, una gran parte de la población no puede o tiene problemas para hacerlo.

Los problemas de fertilidad que afectan tanto al hombre como a la mujer son cada vez mayores a medida que los factores genéticos, medioambientales y patológicos se hacen cada vez peores y más difíciles de prevenir y/o tratar.

Pero así como los factores causales están cada vez más presentes, también lo están los científicos y expertos que pasan horas y horas de sus días en busca de alternativas y mejores métodos terapéuticos para solucionar este problema tan grave capaz de afectar la vida del individuo en todo sentido.

Dentro de estas soluciones se encuentran no sólo los métodos de inseminación artificial, los cuales han dado alegría a muchas parejas, sino también ciertos elementos naturales capaces de incrementar las probabilidades de reproducción del ser humano.

En este post hablaremos sobre la coenzima Q10, elemento producido naturalmente dentro de nuestras mitocondrias, el cual es capaz de proporcionar una gran ayuda al poder contrarrestar el efecto dañino de los radicales libres y el estrés oxidativo tan presente en nuestro organismo.

Ahora bien, como se mencionó anteriormente, desde hace unos años, se ha evidenciado que los problemas de infertilidad han ido en aumento.

Dejando a un lado las razones clínicamente diagnosticables, este fenómeno puede explicarse considerando principalmente el estilo de vida que mantiene el ser humano actual.

  El rol de la CoQ10 en la neurodegeneración

Un estilo de vida lleno de estrés mental, reuniones apresuradas, inconformidades recurrentes, falta de ejercicio físico, dietas poco saludables, entre muchos otros factores perjudiciales.

Con el tiempo, todos estos elementos son capaces de afectar múltiples órganos y sistemas, incluyendo a todo el aparato reproductor de ambos sexos, desde la producción de las células sexuales hasta el eficaz mantenimiento del embrión dentro de la cavidad uterina.

A continuación, te presentaremos los últimos avances científicos que demuestran cómo la coenzima Q10, sola o asociada a otros elementos nutricionales, es capaz de prevenir y tratar muchos de los problemas de fertilidad que afectan tanto a la mujer como al hombre hoy en día.

Beneficios de la Q10 en la fertilidad de la mujer

 Es bien sabido que la capacidad reproductiva de la mujer se ve dramáticamente afectada a medida que esta pasa los 30 años de edad, resultando en una menor reserva ovárica y una disminución en la calidad de los óvulos.

Este proceso se ha asociado a una disfunción mitocondrial capaz de reducir la producción de energía en forma de ATP (forma más básica de energía en el ser humano) en el sistema ovárico, aumentando las probabilidades de anormalidades genéticas y resultando en infertilidad.

Partiendo de este punto de vista, científicos demostraron la capacidad que tiene la coenzima Q10 en restaurar estas funciones y prevenir la decadencia reproductiva de la mujer (1).

Otro factor a considerar es el del daño generado a la reserva ovárica por parte del estrés oxidativo.

En este proceso patológico, pero normal del organismo, los radicales libres son capaces de afectar elementos estructurales de importancia como proteínas, lípidos y ADN, afectando las funciones y capacidades reproductivas de las células ováricas.

Considerando lo anterior, un estudio publicado en el Journal of Assisted Reproduction and Genetics se llevó a cabo en el 2016, donde científicos sometieron a ratas de laboratorio a cantidades específicas de CoQ10, logrando obtener la mejoría en ciertos parámetros reproductivos, demostrando así que este elemento antioxidante es capaz de contrarrestar el efecto dañino de los radicales libres y permitir la conservación de las facultades reproductivas (2).

  Beneficios de la Coenzima Q10 en el rendimiento deportivo

También se descubrió la asociación entre la coenzima Q10 y el fluido folicular, el cual baña y nutre al óvulo antes de que este esté listo para ser fecundado.

Científicos turcos encontraron que a mayor concentración de este elemento en el fluido, mayores eran las probabilidades de tener un embarazo exitoso con un embrión con óptimas características morfológicas (3).

Todo lo anterior expuesto pudo demostrarse en un estudio realizado en el 2018 y publicado en la revista Reproductive Biology and Endocrinology, donde diversas pacientes con pobre respuesta ovárica fueron sometidas a un tratamiento con coenzima Q10 previo a la realización de la técnica de inseminación artificial elegida, mientras que otras no tuvieron acceso al tratamiento, perteneciendo al grupo control.

Al final del estudio, se pudo observar que el grupo sometido a la CoQ10 tuvo una significativa mejoría en cuanto a la cantidad de óvulos disponibles, tasa de fertilización y calidad embrionaria (4).

Te puede interesar:

 La Coenzima Q10 en la fertilidad del hombre

 La defectuosa función espermática es la causa más frecuente de infertilidad en el hombre.

Esto se debe principalmente a que los espermatozoides son ricos en grasas poliinsaturadas y son muy sensibles al daño inducido por los radicales libres.

Por ende, la mencionada disfunción se ha hecho más prevalente en los últimos años debido a la incorrecta nutrición del hombre y a los enormes niveles de estrés oxidativo que afectan al mismo.

Aparte, otros factores medioambientales como los pesticidas, estrógenos exógenos y metales pesados, además del proceso natural del envejecimiento, son capaces de alterar la producción espermática desde sus inicios, resultando en células sexuales cada vez más defectuosas a nivel de concentración, motilidad, morfología, material genético y tasas de fertilidad.

  Coenzima Q10. Alimentos vs. Suplemento: Características claves a tener en cuenta. Contraindicaciones

En relación con estos hallazgos, científicos han demostrado que, muchas veces, las propiedades antioxidantes naturales del organismo no son capaces de contrarrestar el daño producido por el estrés oxidativo, necesitando de ayuda exógeno para lograrlo.

Dentro de esta categoría se pueden encontrar elementos como las vitaminas C y E, el zinc, selenio, ácido fólico, la N-acetil-cisteína, L-carnitina, el glutatión y la coenzima Q10, discutida en este post (5, 6, 7, 8).

Estudios han evidenciado el carácter tan importante que tiene la CoQ10 en la fisiología espermática, demostrando en múltiples investigaciones sus bajos niveles en muestras seminales de pacientes con infertilidad.

Te puede interesar:

Además, también se han encontrado resultados significativamente positivos a través de la suplementación exógena de este elemento en hombres con alteraciones espermáticas (9, 10, 11, 12, 13).

Se pudo constatar también que, si bien los pacientes infértiles pueden obtener ciertas concentraciones de este elemento únicamente a través de la dieta diaria, su efecto no será lo suficientemente significativo como para mejorar el cuadro de fertilidad, por lo que siempre será necesario recurrir a la suplementación exógena si se quiere obtener algún resultado positivo (14).

Como podrás haber leído, la inclusión de la coenzima Q10 en la nutrición de pacientes infértiles ha demostrado ser una de las mejores opciones naturales para manejar esta condición tanto para la mujer como para el hombre, mejorando las características foliculares y espermáticas, respectivamente.

¡No te queda de otra que incluir a la CoQ10 en tu nutrición diaria!

Únete a nuestra Comunidad.

¿Te gustó el post? Queremos compartir contigo la mejor información sobre salud natural y darte las claves para poder tomar el control de tu propia salud. Súscríbete y te enviaremos un email mensual con los artículos más destacados.
¡Claro, Me apunto!

POSTS RELACIONADOS, MÁS SALUD!