Flecha La inclusión del cardo mariano para la salud en la nutrición diaria genera un sinfín de beneficios al organismo humano, especialmente a nivel hepático y anticancerígeno.

Flecha Diversos estudios a través de los años han demostrado los beneficios del cardo mariano para la salud,  las capacidades preventivas y curativas proporcionadas por esta planta y sus múltiples principios activos.

Poco a poco, el cardo mariano (Silybum marianum) se ha vuelto indispensable en la vida del ser humano, cumpliendo un rol importante en el control del estrés oxidativo a nivel sistémico, pero especialmente a nivel hepático.

Los efectos de esta planta guardan relación directa con sus poderosas propiedades antioxidantes, además de proporcionar muchos beneficios para aquellas personas que quieran prevenir o manejar el cuadro producido por algunos cánceres.

A partir de estas dos propiedades básicas del cardo mariano, una gran cantidad de estudios y ensayos clínicos han detectado una serie de beneficios en la salud hepática, el cáncer y otras enfermedades. En este artículo iremos enumerando los diferentes estudios realizados en animales e in vitro (aplicados en el laboratorio), además de los múltiples ensayos clínicos llevados a cabo en humanos.

Según los estudios realizados, el extracto de cardo mariano confiere los siguientes beneficios:

Beneficios del cardo mariano para la salud

 Reparación celular del hígado y riñones

El cardo mariano protege a las células hepáticas y renales sanas, estimulándolas para que produzcan más enzimas y sustancias necesarias para replicar su ADN. Al aumentar la replicación celular, se acelera también la recuperación de los tejidos cuando hay ciertos tipos de lesiones en el hígado y el riñón (1, 2, 3, 4, 5, 6).

 Protección contra toxinas hepáticas

Previene el daño de toxinas de origen químico y protege así al hígado y su microestructura.

  Uso del Cardo Mariano para el Hígado

En los estudios realizados en animales, las células hepáticas tratadas con silibinina y silimarina fueron expuestas posteriormente a sustancias tóxicas y aun así no sufrieron daño o muerte acelerada. Este efecto protector contra toxinas hepáticas nos indica que el cardo mariano puede impedir el paso de toxinas al interior de las células del hígado, facilitar su expulsión, o ambos efectos a la vez (7).

 Estimulación del metabolismo hepático 

Además de proteger al hígado contra el contacto de toxinas hepáticas, el cardo mariano también induce la producción de enzimas que desintoxican a este noble órgano y a la sangre en general. Esto hace que disminuya el impacto del estrés oxidativo en células expuestas a agentes hepatotóxicos que descontrolan la producción de radicales libres (8).

 Retrasa el metabolismo del cáncer 

Se ha demostrado que el cardo mariano retrasa la producción y división en líneas de células malignas en cáncer de piel, próstata, mama y cuello uterino (9, 10, 11).

 Congela el ciclo de división del cáncer 

Más allá de retrasar el cáncer, algunos estudios en ciertos tipos de cáncer han demostrado un efecto aún más marcado. El cardo mariano detiene la multiplicación de células de cáncer de colon al dejar la célula cancerígena congelada en el ciclo de división celular. Mientras congela el cáncer, el cardo mariano permite la división celular de las células saludables (12).

 Ayuda a diferenciar a las células sanguíneas en la leucemia

En la leucemia hay división descontrolada y las células de la sangre salen a la circulación inmaduras y sin diferenciar. Sin embargo, el cardo mariano promueve la diferenciación en estas líneas celulares y mejora el pronóstico de la leucemia (13).

 Reduce los efectos de la metástasis

Se ha demostrado que el cardo mariano detiene la destrucción de tejido óseo causada por la metástasis del cáncer de próstata. En estos casos, el cardo mariano retrasa la diferenciación de las células que destruyen el tejido óseo e inhibe la actividad de otras poblaciones de células que participan en este proceso, llamados macrófagos murinos (14).

 Reducción de GOT, GPT y bilirrubina

 La hepatitis es una enfermedad del hígado que destruye el tejido y libera enzimas que se pueden medir en sangre, conocidas como GOT y GPT. En pacientes con hepatitis A y B, la silimarina reduce la concentración de GOT, GPT y bilirrubina tan solo 5 días después de comenzar a tomarla. Como estas enzimas disminuyen cuando se reduce el daño hepático, podemos concluir que la silimarina modula el proceso inflamatorio y previene lesiones hepáticas (15).

  Cardo Mariano en la diabetes tipo 2

 Retrasa el proceso de fibrosis hepática 

En la hepatitis, uno de los efectos más temidos es la fibrosis del tejido hepático. Al igual que en la cicatrización de las heridas, cuando el hígado padece de inflamación crónica se forman cicatrices a lo largo del órgano. Con el tiempo, esto se puede convertir en una cirrosis hepática, la que posteriormente puede pasar a ser un cáncer de hígado.

Los estudios muestran que en pacientes con hepatitis C que ya tienen fibrosis hepática y resistencia al tratamiento, se mejoraron los síntomas y la calidad de vida gracias al consumo de cardo mariano, además de retrasar el avance de la fibrosis a cirrosis y la progresión a carcinoma hepatocelular (16).

 Protección contra la hepatitis 

La silimarina tiene efectos preventivos y curativos directos contra la infección del virus de la hepatitis C, los cuales se potencian aún más si se administra interferón α. Existen estudios que han evaluado esta combinación y demuestran que, unida al tratamiento convencional, la silimarina es capaz de inhibir la replicación del virus e iniciar, al mismo tiempo, un efecto antiinflamatorio que mejora los síntomas de los pacientes con hepatitis C crónica (17).

 Coadyuvante para tratar la talasemia

La talasemia β es una enfermedad donde la estructura de la hemoglobina no es la adecuada, haciendo que los glóbulos rojos se deformen. Estos eritrocitos deformados son destruidos y los pacientes terminan necesitando transfusiones sanguíneas para recuperarse.

En este tipo de pacientes, la silimarina mejora el efecto de un medicamento llamado deferoxamina, que se utiliza para disminuir la cantidad excesiva de hierro en sangre, producto de la destrucción de los glóbulos rojos. En otras palabras, el cardo mariano es un excelente coadyuvante para el tratamiento de la talasemia β (18).

 Desintoxicación por hongos

En la intoxicación por el hongo Amanita phalloides, la silibinina y silimarina han demostrado ser eficaces como agentes de desintoxicación. Los estudios clínicos incluso han administrado la silibina vía intravenosa, sin reportar ningún efecto adverso (19, 20).

  Cardo Mariano Infusión vs. Suplemento: Características claves a tener en cuenta.

 Ayuda a tolerar la quimioterapia

La quimioterapia es uno de los tratamientos más agresivos que se pueden aplicar contra el cáncer, siendo el hígado uno de los órganos que más afecta. Por esta razón, se administró silimarina por 4 meses a pacientes con leucemia y hepatotoxicidad relacionada con la quimioterapia y un placebo a otro grupo de pacientes.

Este ensayo clínico demostró una disminución de la GOT y GPT en el grupo estudiado, lo cual señala que el daño hepático disminuyó. Además, los pacientes respondieron mejor al tratamiento y necesitaron dosis más bajas de quimioterapia posterior a la toma de silimarina (21).

 Química sanguínea en cáncer de próstata

En un estudio de pacientes con cáncer de próstata a quienes se les extirpó dicha glándula, se indicó tomar de forma diaria silimarina con selenio durante 6 meses, lo que mejoró la calidad de vida, redujo el colesterol malo (LDL) y el colesterol total (22).

 Previene la mucositis

La mucositis es una inflamación del tracto gastrointestinal provocada por la quimioterapia, la cual cursa con o sin úlceras. Se ha demostrado que el cardo mariano es capaz de detener la aparición y progresión de dicha sintomatología, especialmente en pacientes que reciben tratamiento quimioterápico para cáncer de cabeza y cuello (23).

 Ayuda a tolerar la radioterapia en el cáncer de mama

Los problemas y lesiones en la piel son de los efectos adversos más temidos en la radioterapia, pudiendo llegar a ser un verdadero pesar en el caso de pacientes con cáncer de mama.

Un ensayo observacional demostró que, cuando se aplicó cardo mariano en crema, hasta un 23% de las mujeres estudiadas lograron evitar las lesiones en piel que resultan de este tipo de tratamiento. Considerando que el tratamiento convencional mejora los síntomas en sólo el 2% de las mujeres, estos resultados son verdaderamente prometedores (24).

Después de este análisis, queda bastante claro que la inclusión del cardo mariano en la nutrición diaria del ser humano actual es fundamental, especialmente para aquellos que quieran mejorar su función hepática.

Por medio de este elemento, muchas de las células del organismo se verán beneficiadas y preparadas para enfrentar una gran cantidad de patologías de la mejor manera posible.

Espero que te haya servido de ayuda el post. Comparte. Gracias de antemano.

Únete a nuestra Comunidad.

¿Te gustó el post? Queremos compartir contigo la mejor información sobre salud natural y darte las claves para poder tomar el control de tu propia salud. Súscríbete y te enviaremos un email mensual con los artículos más destacados.
¡Claro, Me apunto!

POSTS RELACIONADOS, MÁS SALUD!