Beneficios del Omega-3 basados en ciencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
beneficios omega 3

La inclusión de los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en la nutrición diaria genera un sinfín de beneficios al organismo humano.

Diversos estudios a través de los años han demostrado las grandes capacidades preventivas y curativas de los Omega-3.

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 son una parte indispensable en la lucha contra los procesos inflamatorios que tanto degeneran al ser humano, especialmente aquellos procesos que, de manera “silenciosa”, se mantienen sin mostrar sintomatología alguna, pero que a la larga provocan un daño enorme, llevando a la aparición de diversas enfermedades crónicas

Sin embargo, su labor no se limita a los procesos inflamatorios, sino que también es capaz de proporcionar, de manera directa e indirecta, numerosos efectos beneficiosos a una gran cantidad de órganos y sistemas, regulando y promoviendo sus correctas funciones para que trabajen de la mejor manera posible.

A continuación, se darán a conocer algunas de estas aplicaciones médicas.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Corazón

     

    Este importantísimo órgano es el motor de nuestro cuerpo, por ende, hay que cuidarlo muchísimo.

    Desde hace mucho tiempo, los estudios han demostrado los beneficios que proveen los ácidos grasos Omega-3 no sólo para el corazón, sino para todo el sistema cardiovascular.

    Desde la década de los 90, numerosas investigaciones han permitido saber que el consumo prolongado de Omega-3 es capaz de reducir las cifras tensionales tanto sistólicas como diastólicas en pacientes con hipertensión arterial sistémica. Estos descubrimientos han sido reforzados en recientes años (1, 2, 3, 4).

    Además, su contribución a la nutrición diaria produce el descenso de las concentraciones de colesterol LDL (colesterol “malo”) y triglicéridos, y el incremento del colesterol HDL (colesterol “bueno”), principales factores necesarios en la prevención del infarto al miocardio y de la enfermedad vascular cerebral (EVC) (5, 6, 7, 8, 9).

    Te puede interesar: Omega 3 para el corazón

     Cerebro

     

    Vigilar la salud del cerebro es indispensable para poder tener una vida a niveles óptimos y esto se puede realizar simplemente mediante la aplicación de una buena nutrición diaria.

    La bibliografía médica expone que el sistema nervioso está formado principalmente por tejido graso.

      El Omega-3 y sus beneficios para la piel

    Entonces, es lógico pensar que la administración de ácidos grasos Omega-3 ayudará a mantener su funcionalidad.

    Teniendo un efecto protector contra la neuroinflamación, son muchos los estudios que demuestran la acción beneficiosa de estos elementos en el ámbito neurológico, pudiendo llegar a evitar la aparición o evolución de enfermedades psiquiátricas como la depresión, conductas agresivas o la esquizofrenia (10, 11, 12, 13, 14).

    El Omega-3 también está asociado a la preservación de la memoria y la función cognitiva, siendo capaz de reducir el deterioro mental producido por la edad o por enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

    Otras investigaciones han reflejado su uso en la enfermedad de Parkinson, obteniendo resultados positivos (15, 16, 17, 18).

    Te puede interesar: El Omega 3 el mejor neuroprotector natural

     Vista

     

    La salud ocular es fundamental para mantener nuestro estilo de vida y seguir realizando las actividades a las que estamos acostumbrados a hacer.

    Estudios han demostrado las capacidades que tienen los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en prevenir y mejorar la sintomatología de ciertas enfermedades oftalmológicas como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), cataratas, blefaritis, el síndrome de ojo seco, glaucoma, entre otras (19, 20, 21, 22, 23, 24).

    Te puede interesar: Beneficios del omega 3 para cuidar tu vista y ojos.

     Embarazo y lactancia

     

    El inicio de la vida se da en el vientre materno y también aquí los ácidos grasos Omega-3 proveen beneficios para la salud que incluyen tanto a la madre como al bebé, no sólo durante el embarazo sino para los días, semanas, meses y años posteriores al nacimiento.

    Diversas investigaciones han demostrado que los Omega-3 son capaces de reducir el riesgo de desarrollar preeclampsia, diabetes gestacional y otras afecciones relacionadas durante el embarazo.

    Esto determinaría una mayor seguridad para la madre, siendo capaz de proporcionarle todos los nutrientes necesarios al bebé para su crecimiento adecuado (25, 26, 27).

    Además, la administración de estos elementos grasos durante el embarazo favorece el correcto desarrollo del sistema nervioso central del bebé desde las etapas embrionarias hasta después de su nacimiento.

    También se han evidenciado resultados positivos en la disminución del riesgo que tiene el infante en sufrir alergias en el futuro (28, 29, 30, 31).

    Te puede interesar: La importancia del Omega 3 en el embarazo y el período de lactancia.

      El Omega-3 en la salud mental de niños y adolescentes

     Salud mental de niños y adolescentes

     

    Múltiples estudios y revisiones bibliográficas reflejan la gran importancia que tienen los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en la protección y preservación de la esfera mental de niños y adolescentes, permitiéndoles tener una vida lo más normal posible.

    Estos elementos han sido de gran ayuda, mejorando los síntomas relacionados a trastornos de comportamiento y aprendizaje como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), condiciones médicas localizadas dentro del espectro autista, trastornos de ansiedad, desórdenes bipolares, entre otros (32, 33, 34, 35, 36).

    Si quieres saber más: Omega 3 en la Salud Mental en Niños y Adolescentes.

     Enfermedades respiratorias

     

    Patologías que afectan al sistema respiratorio como el asma, síndrome de distrés respiratorio agudo, neumonía, fibrosis quística, cáncer pulmonar, entre otras, han sido estudiadas, evidenciando una estrecha relación con diversos elementos nutricionales, incluyendo a los ácidos grasos Omega-3.

    Muchos estudios también han evidenciado su potencial en reducir los efectos pulmonares producidos por la gran contaminación aérea que actualmente afrontamos (37).

    Al mejorar parámetros respiratorios y disminuir la sintomatología asociada en patologías tales como el asma bronquial y fibrosis quística, padecidas tanto por pacientes fumadores como no fumadores, el Omega-3 ha sido aceptado por muchos como una necesidad nutricional a incluir en el día a día (38, 39, 40, 41).

    Quizás te interese: El Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades respiratorias.

     Enfermedades autoinmunes

     

    Aunque patologías como la artritis reumatoide, la diabetes mellitus tipo 1, el lupus eritematoso sistémico (LES), la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa, la psoriasis, entre otras, han sido inmensamente investigadas, aún son consideradas como un misterio médico ya que en muchas oportunidades no se explica por qué el cuerpo humano se ataca a sí mismo de esa manera.

    Médicos y expertos han investigado a fondo este tema, descubriendo en numerosas ocasiones la estrecha relación de las mismas con la nutrición.

      Beneficios del Omega 3 para tu Cerebro: el mejor neuroprotector natural

    Es importante obtener todos los nutrientes necesarios y de la mejor manera para que estas defensas se encarguen de quien verdaderamente necesitan encargarse, siendo uno de estos el Omega-3 (42, 43, 44, 45, 46).

    Más información: Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades autoinmunes.

     Enfermedades metabólicas

     

    Más que cualquier otra cosa, la nutrición es fundamental en el manejo de este tipo de enfermedades, encontrándose la diabetes mellitus tipo 2, las dislipidemias, el hígado graso no relacionado al consumo de alcohol, entre otras.

    Por esta razón, muchos médicos y expertos han dedicado gran parte de su tiempo a la realización de estudios avalados por la ciencia que puedan proporcionar la solución a estas patologías y regresarle la salud óptima a los órganos afectados.

    El Omega-3, presente en muchos aceites naturales, es capaz de esto y mucho más (47, 48, 49, 50, 51, 52, 53).

    Te puede interesar: Omega 3 y sus beneficios en las enfermedades metabólicas.

     Piel

     

    Siendo uno de los órganos con más área superficial del cuerpo humano, la piel actúa como barrera entre nuestro sistema interno y el mundo exterior, además de tener muchas otras funciones.

    Por esta y otras razones, la piel siempre está sujeta a diversos cambios degenerativos que afectan su composición y su funcionamiento fisiológico.

    Se ha evidenciado que los ácidos grasos Omega-3 contribuyen con una acción dermoprotectora no sólo contra los problemas estéticos sino también contra enfermedades más graves como el cáncer de piel (54, 55, 56).

    Te puede interesar: Omega 3 y sus beneficios para la piel

    Hemos hecho un repaso completo sobre los beneficios del Omega 3 para nuestra salud, y todo basado en la evidencia científica, como no podía ser de otra manera, y queda muy claro que se ha de prestar atención a la cantidades de Omega 3 que se ingieren al día.

    Por medio de esos elementos cada una de las células del organismo se verán beneficiadas y preparadas para enfrentar una gran cantidad de patologías de la mejor manera posible.

    Espero que te haya gustado y servido de ayuda. 

    Comparte! Gracias de antemano.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba