Flecha El cardo mariano se considera indispensable para promover una buena salud hepática

Flecha Su inclusión en la nutrición diaria es capaz de proporcionar un sinfín de propiedades beneficiosas para muchos órganos y sistemas.

Por muchos años, la noción de la medicina ha estado limitada a recetar compuestos sintéticos que imitan las propiedades de sustancias naturales.

Aunque nos basamos en la naturaleza, poco a poco nos hemos alejado de ella y, mientras más lo hacemos, comienzan a aparecer efectos adversos y consecuencias inesperadas.

Sin embargo, nuestro entendimiento de la ciencia nos ha llevado poco a poco de vuelta a nuestros orígenes, haciendo de la medicina natural y los nutracéuticos los pilares principales en el tratamiento de muchos casos clínicos.

Dicho esto, todavía hace falta mucha investigación para llegar a un conocimiento completo de cómo la naturaleza puede contribuir a nuestro beneficio. Aparte, lo que sí se conoce de ella en muchos casos no recibe la difusión que merece.

Este el caso del cardo mariano, una planta que muchos no conocen, pero que tiene una evidencia científica impresionante y un nivel de recomendación y aplicabilidad que cualquier laboratorio especializado envidiaría.

 ¿Qué es el Cardo Mariano?

También conocido como cardo lechoso, cardo santo o alcaucil silvestre, el cardo mariano (Silybum marianum) es una planta originaria del continente europeo, pero que también se puede encontrar en América del Norte y América del Sur.

La fruta de la flor es utilizada como sustituto del café mientras que otras partes de la misma, como las hojas, son usadas en ensaladas.

  Uso del Cardo Mariano para el Hígado

Actualmente, el cardo mariano es considerado por la ciencia médica, y reconocido en estudios muy bien elaborados, como un suplemento dietético de alta gama.

Su componente activo es la silimarina; sin embargo, no se trata de un solo compuesto o molécula sino más bien de una mezcla o grupo de moléculas. El cardo mariano contiene flavonolignanos, moléculas formadas por flavonoides y derivados de flavonoides.

Entre todas las moléculas que componen la silimarina, existe una llamada silibinina, la cual ha sido identificada como la más activa de todo el complejo y ha logrado ser aislada en laboratorio.

Tanto las moléculas que forman la mezcla como el complejo de la silimarina tienen efectos hepáticos, biliares y anticancerosos notablemente beneficiosos para la salud (1, 2).

 Propiedades del Cardo Mariano

Tanto el extracto de cardo mariano como la silimarina tienen mucho que ofrecer. Sus aplicaciones principales y más estudiadas son la hepatoprotección y su actuación como parte del tratamiento en el cáncer.

También tiene efectos importantes en la salud renal e incluso se ha utilizado como coadyuvante en otras enfermedades, tal como veremos a continuación.

> Hepatoprotección 

El hígado funciona mediante sustancias llamadas enzimas. Estas se encargan de desintoxicar la sangre y proteger al hígado de los radicales libres. El cardo mariano como extracto promueve la producción y los efectos de las vías enzimáticas que tienen parte en la desintoxicación (3, 4).

También estimula al glutatión, un antioxidante que nuestro mismo cuerpo produce. Por esto, el extracto de cardo mariano combate la acción de los radicales libres y estabiliza la membrana plasmática de las células, evitando que los radicales libres la destruyan (5).

  Cardo Mariano y Coenzima Q10

Todos estos efectos son útiles en muchas enfermedades del hígado como la hepatitis aguda, hepatitis crónica, cirrosis y los trastornos biliares (6, 7, 8, 9).

> Antineoplásico

Se ha comprobado una y otra vez en ensayos clínicos que el extracto de cardo mariano tiene un verdadero potencial antineoplásico, lo que significa que combate el cáncer.

Tiene un efecto directo, según muestran los estudios, ya que al utilizar el extracto disminuye la velocidad de multiplicación de las células cancerosas, especialmente en el cáncer de mama, próstata y cáncer de cuello uterino (10).

Además de un efecto directo, también se ha demostrado que potencia el efecto de agentes anticancerosos. En otras palabras, contribuye y hace más efectiva la quimioterapia anticancerígena con medicamentos como el cisplatino en el cáncer de ovario y la doxorrubicina en el cáncer de mama (11).

Con toda esta información, estarás conmigo en que el ser humano actual necesita incluir regularmente en su nutrición ciertas cantidades de cardo mariano al día, ya sea a través de la alimentación o de suplementación.

Si se siguen las pautas recomendadas, el bienestar no sólo se verá a un nivel general, sino también en cada célula del organismo, manteniendo el control oxidativo necesario para prevenir y tratar diversas patologías, especialmente las relacionadas al hígado.

¿Te gustó? ¡Comparte!

Únete a nuestra Comunidad.

¿Te gustó el post? Queremos compartir contigo la mejor información sobre salud natural y darte las claves para poder tomar el control de tu propia salud. Súscríbete y te enviaremos un email mensual con los artículos más destacados.
¡Claro, Me apunto!