Beneficios de la Coenzima Q10 para la piel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
coenzima q10 para la piel

La piel muestra la belleza estética de las personas; sin embargo, muchas veces también refleja la salud interna de los individuos.

Estudios han demostrado que la CoQ10 proporciona diversos efectos positivos relacionados al cuidado de la piel.

Desde hace muchos años, la piel ha mantenido un importante rol en la belleza del ser humano. Yendo desde tonos casi blancos como la leche hasta tonalidades casi oscuras como la noche, pasando por unos tonos intermedios parecidos a la canela, la piel se ha posicionado como una de las características más importantes a tener en cuenta en la estética humana.

Además del aspecto puramente estético de la piel, este órgano, uno de los más grandes que existen, muchas veces refleja la salud interna del individuo, mostrándole al ojo humano gran parte de los procesos patológicos que este pudiese estar desarrollando.

También es capaz de mostrar enfermedades que, si bien pueden tener un origen inflamatorio, traumático, autoinmune o neoplásico, estas son capaces de producir signos y síntomas específicos al campo dermatológico.

Aunque algunos de los problemas que ocasionan estos procesos son puramente estéticos y pueden ser solucionados con simples tratamientos médicos, otros, sin embargo, pueden tener desenlaces potencialmente letales.

Por estas y muchas otras razones, la prevención de todos estos procesos patológicos es fundamental tanto para cuidar el aspecto de tu piel como para tomarle ventaja a aquellos males que realmente podrían perjudicar no sólo tu salud dermatológica, sino también tu salud en general.

Para que puedas lograr esto, te hemos traído uno de los elementos naturales más populares en este campo: la coenzima Q10.

Estudiado y analizado desde hace muchos años, este componente nutricional ha obtenido tremendos resultados positivos en distintas investigaciones relacionadas al cuidado de la piel.

Se sabe que la coenzima Q10 se produce de forma natural dentro de las mitocondrias localizadas en cada una de las células de nuestro cuerpo, encargándose de generar aproximadamente el 95% de toda la energía que utilizamos durante el día.

Además, tiene un potente efecto contrarrestando el efecto dañino del estrés oxidativo y de los radicales libres tan presentes en el ser humano actual.

Dicho esto, a continuación te presentaremos las pruebas que demuestran cómo la coenzima Q10, sola o asociada a otros elementos nutricionales, es capaz de proporcionarle a tu piel las condiciones que necesita para estar siempre saludable.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     El envejecimiento cutáneo y la coenzima Q10

     

    Se puede considerar el envejecimiento como una constante de la vida que no puede eliminarse, pero que sí se puede enlentecer. Este proceso aplica también para la piel, uno de los órganos que más muestra estos cambios.

    El envejecimiento cutáneo se podría explicar, desde un punto de vista etiológico, como el resultado de procesos endógenos y exógenos.

    Por una parte, las causas endógenas obedecen a todos aquellos factores genéticos y biológicos que dependen principalmente del tiempo, produciendo cambios a nivel del grosor y calidad de la piel.

    Por otra parte, los procesos exógenos son producidos por todos aquellos factores pertenecientes al medio ambiente, tales como la radiación UV, el clima, el tabaco, la contaminación aérea, el consumo de alcohol, la mala nutrición, etc.

    Estos últimos causan la aparición de arrugas, lesiones pigmentarias y queratosis actínica (1, 2).

    Esta situación de envejecimiento produce los siguientes cambios a nivel cutáneo:

    • Degeneración de las fibras elásticas y disminución en la producción de colágeno en la dermis.
    • Disminución de la capacidad de retención del agua, lo que lleva a un déficit de hidratación cutánea.
    • Disminución de la producción y cantidad de lípidos presentes en la piel.
    • Ralentización del metabolismo celular.

    Otro factor que hay que tomar seriamente en cuenta es el del estrés oxidativo, el cual ocupa un lugar tanto como resultado de estos procesos de envejecimiento, como causante de los mismos.

    Y aquí es donde entra en acción la coenzima Q10.

    Este elemento natural, en sus dos formas como ubiquinona y ubiquinol, forma parte de las membranas celulares y de las estructuras internas de la propia célula, actuando como un elemento fundamental para el desarrollo de energía en forma de ATP.

    Además, la CoQ10 cumple una potente acción en contra de los radicales libres producidos por el estrés oxidativo.

    Sin la existencia de la coenzima Q10, la generación y transporte de energía celular no se darían, haciendo incompatible la vida.

    Por estos motivos, los procesos que se dan en la piel necesitan obligatoriamente de la CoQ10, siendo esta capaz de impedir que los factores agresivos del medio ambiente como los rayos UV generen serios daños a las distintas capas cutáneas, fomentando al mismo tiempo la correcta regeneración de estas (1, 2).

    Aparte de lo dicho anteriormente, cabe destacar que los niveles de este elemento, como muchos otros, disminuyen con el proceso del envejecimiento, afectando entonces muchos de los procesos beneficiosos que ocurren en la piel.

    Este descenso se ve acompañado también de una seria disfunción mitocondrial, la cual acelera todo este proceso patológico.

    Múltiples investigaciones han corroborado este hecho, evidenciándose bajos niveles de CoQ10 en individuos con claros signos de envejecimiento y alteración cutánea (3, 4, 5, 6, 7, 8, 9).

    Te puede interesar:

      Beneficios de la Coenzima Q10 en el rendimiento deportivo

     CoQ10: propiedades beneficiosas para la piel

     

    Desde hace varios años, los expertos ya sabían acerca de la importancia de este elemento natural para la salud dermatológica del ser humano, coincidiendo en que se debía mantener una suplementación exógena para combatir su déficit, especialmente después de los 40 años de edad (10).

    Tal como se explicó en la sección anterior, la coenzima Q10 es utilizada para contrarrestar el efecto dañino de los radicales libres producidos por el estrés oxidativo y por las radiaciones UV, factores que juegan un papel importante en la aceleración del envejecimiento.

    Algunos de los efectos positivos que se consiguieron en estas investigaciones, incluyen (11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18):

    • Aumento de la resistencia epidérmica contra estresores oxidativos y de la capacidad antioxidante.
    • Prevención del daño oxidativo hacia el material genético.
    • Aumento del metabolismo energético a nivel cutáneo.
    • Activación de ciertas enzimas protectoras contra el estrés oxidativo y supresión de otras implicadas en la rotura de las fibras de colágeno.
    • Prevención del fotoenvejecimiento.
    • Mantenimiento de las grasas esenciales que se encuentran en la piel.
    • Aumento en la producción de queratinocitos y fibroblastos.
    • Reducción en la profundidad de las arrugas.

    Te puede interesar:

    Como buen elemento protector que es, se ha demostrado que la coenzima Q10 es capaz de suprimir la producción de ciertas sustancias pro-inflamatorias en presencia de algún daño físico a la piel.

    Esto probaría, además de los efectos antioxidantes y energéticos que se conocen, que tiene efectos antiinflamatorios capaces de apoyar los procesos curativos de la piel (19, 20).

    Como se mencionó antes, es bien sabido que la continua exposición de la piel a las radiaciones UV y al estrés oxidativo aumenta el riesgo de desarrollo de condiciones patológicas, entre estas el melanoma.

    Entre los procesos más perjudiciales se encuentran el daño al material genético, las mutaciones erróneas a nivel de piel y la incorrecta regeneración cutánea debido al constante daño epitelial recibido.

    A su vez, este riesgo aumenta mucho más si no se aplican las correctas medidas de protección como el uso continuo de protector solar.

    Aparte, diversas investigaciones han demostrado que el consumo de CoQ10 es capaz de ofrecer propiedades beneficiosas para contrarrestar la progresión del melanoma (21, 22, 23).

    De acuerdo con lo expuesto aquí, es evidente que la inclusión de la coenzima Q10 a la nutrición diaria es beneficiosa para la salud dermatológica, previniendo diversos procesos patológicos y haciendo tu piel más resistente al envejecimiento.

    Además de todas las investigaciones referenciadas en este post, hay otras que correctamente promueven el uso de suplementación exógena a base de este elemento (24, 25).

    Como podrás haber visto, la CoQ10 es capaz de promover la salud dermatológica a través de múltiples mecanismos fisiológicos, mejorando, en gran medida, la calidad de vida de los distintos pacientes.

    Entonces, ¿qué esperas? Incluye a la coenzima Q10 en tu nutrición diaria y disfruta de sus múltiples beneficios para la salud.

    Si te gustó el post, comparte. Gracias de antemano.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba