Coenzima Q10: Qué es, para qué sirve, propiedades y beneficios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
coenzima q10 que es propiedades

La coenzima Q10 se considera un elemento esencial para el funcionamiento normal del organismo humano.

Siendo indispensable para promover la producción de energía y el control de los radicales libres, este nutriente debería consumirse diariamente.

Su inclusión en la nutrición diaria es capaz de proporcionar un sinfín de propiedades beneficiosas para muchos órganos y sistemas.

Con el tiempo, la ciencia ha evidenciado los efectos beneficiosos que tienen ciertos nutrientes en mejorar cada uno de los órganos y sistemas de un individuo, haciendo de este uno con menos afecciones que lo limiten y con mayor salud en general.

Dentro de esta categoría se encuentran los agentes antioxidantes, los cuales tienen el importante rol de enfrentarse al estrés oxidativo que es capaz de generar dentro del ser humano un estado patológico que con el tiempo se vuelve crónico y cada vez peor, disminuyendo la calidad de vida.

La coenzima Q10, uno de estos antioxidantes, ha generado un gran revuelo en la comunidad médica y científica gracias al descubrimiento de los múltiples beneficios que esta es capaz de otorgarle a la salud del cuerpo humano, incluyéndose cada vez más en dietas especiales y suplementos nutricionales a nivel mundial para el tratamiento de diversas enfermedades.

En este post vamos a explicarte todo acerca de la CoQ10, desde su origen y sus varias funciones hasta los tremendos beneficios que posee para la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades y condiciones médicas.

No te despegues y sigue leyendo. ¡Tu cuerpo te lo va a agradecer!

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     ¿Qué es la Coenzima Q10 y para qué sirve?

     

    Es un elemento antioxidante producido de manera natural por el organismo humano, cuya estructura, bioquímicamente hablando, es parecida a la de las vitaminas, teniendo también un papel muy importante en la respiración celular aeróbica que se realiza en cada célula del cuerpo.

    Siendo uno de los antioxidantes más conocidos y valorados, la CoQ10 ayuda a proteger al ser humano del daño que puedan generar los radicales libres, teniendo un papel clave en la producción de energía a nivel celular.

    A través de una compleja cadena de transporte de electrones realizada en el interior de las mitocondrias, la respiración celular es capaz de producir la forma de energía más básica utilizada por el organismo: el ATP (trifosfato de adenosina).

    De esta manera, mantiene un rol muy importante en la producción de cerca del 95% de este tipo de energía.

    Te puede interesar:

     Propiedades antioxidantes de la Coenzima Q10

     

    Para entender mejor el papel que proporciona la coenzima Q10 en la salud del ser humano como un elemento antioxidante, es necesario tener claro ciertos detalles referentes a la teoría del estrés oxidativo.

    Esta teoría es una de las que más se utiliza a la hora de explicar los procesos patológicos y de envejecimiento que le ocurren al organismo.

    Se basa en el desequilibrio que existe entre una mayor producción de especies reactivas del oxígeno, grupo al cual pertenecen los radicales libres, y una menor capacidad en contrarrestar esta producción por medio de un sistema biológico conformado por ciertas enzimas y otros elementos, promoviendo la aparición de cada vez más daños celulares y enfermedades, tanto agudas como crónicas.

    A nivel celular, todo está hecho para que funcione de una manera organizada y sin desequilibrio alguno.

    Entonces, cuando elementos dañinos como los radicales libres toman la voz de mando sin desencadenar una reacción química que los frene o al menos que disminuya su acción perjudicial, las células sufren daños tanto a nivel estructural, degenerando las proteínas y lípidos que las conforman, como a nivel genético, pudiendo llegar a ocasionar mutaciones con consecuencias bastantes severas.

    Básicamente, estas especies reactivas del oxígeno se generan de forma normal como productos del metabolismo del oxígeno en la respiración celular y en otros procesos metabólicos.

    Sin embargo, en presencia de factores perjudiciales como una mala nutrición, estrés mental, enfermedades crónicas, entre otros, el número de estos elementos puede aumentar simbólicamente.

    Dentro de este proceso patológico, la estructura de estos elementos tiene un rol importante en la producción del daño orgánico.

    Bioquímicamente hablando, y en situaciones normales, cada molécula posee ciertas capas, siendo la capa de electrones la más externa de estas.

    Los electrones deberían estar la mayor parte del tiempo apareados unos con otros, manteniéndose estables.

    En el caso de las especies reactivas del oxígeno, estas poseen una capa de electrones desapareada, la cual busca siempre la manera de volver a su balance, siendo una de estas maneras, la acción de robarle un electrón a otra molécula.

    Viéndolo desde ese punto de vista, no parecería ser un problema.

    Sin embargo, cuando esa molécula que ahora tiene un electrón menos pertenece a una célula, esta puede verse afectada.

    Al principio, este proceso no altera de manera considerable a la célula y al organismo como tal, pero con el pasar del tiempo y la existencia de cada vez más radicales libres, el estado patológico y de enfermedad se torna inminente.

     El papel de CoQ10 en contrarrestar el estrés oxidativo

     

    Para que el ser humano no sufra de enfermedades producto del estrés oxidativo como son la enfermedad de Parkinson, la aterosclerosis, la enfermedad de Alzheimer, el varicocele, la periodontitis, etc. o para que el proceso de envejecimiento no se acelere más de lo necesario, existen ciertos elementos antioxidantes como la coenzima Q10 que se encargan de contrarrestar los efectos dañinos de las especies reactivas del oxígeno.

    La labor principal de estos antioxidantes es la de inhibir la oxidación o pérdida de un electrón por parte de una molécula indispensable para el correcto funcionamiento del organismo humano.

    En pocas palabras, estos antioxidantes se ofrecen para ser oxidados por los radicales libres.

    Debido a su gran importancia, cada vez son más los científicos que pasan sus años investigando estos elementos, recomendando alimentos y dietas altas en antioxidantes para lograr la prevención de muchas enfermedades crónicas como las ya mencionadas anteriormente, siendo la coenzima Q10 uno de los principales antioxidantes tomados en consideración para esta labor.

     Ubiquinona vs. Ubiquinol

     

    Como todo elemento bioquímico, la coenzima Q10 también tiene sus estados o formas, dependiendo mucho de su capacidad de donar o captar electrones.

    Para entender esto, primero hay que explicar qué son las formas reducidas y oxidadas, y su papel en los procesos rédox.

    Las reacciones rédox, también conocidas como de reducción-oxidación o de óxido-reducción, son procesos que permiten la transferencia de electrones entre los varios reactivos presentes, provocando cambios en su estructura.

    Entonces, se habla de un elemento oxidante cuando este tiende a captar electrones, siendo reducido una vez se realice esto, mientras que un elemento reductor es aquel que es capaz de donar electrones, convirtiéndose en uno oxidado.

    Dicho esto, la CoQ10 tiene una forma totalmente oxidada, conocida como ubiquinona, y una forma totalmente reducida, conocida como ubiquinol.

    La propiedad de este elemento de existir en ambas formas le proporciona la capacidad de ser parte del proceso de la respiración celular como de las reacciones antioxidantes.

    Debe quedar claro que ambas formas complementan las funciones de la coenzima Q10 y que una no es más beneficiosa que la otra.

      Beneficios de la Coenzima Q10 en el rendimiento deportivo

    La ubiquinona no es considerada un antioxidante propiamente dicho, más sin embargo es indispensable en las reacciones químicas que se dan en los complejos proteicos de la cadena transportadora de electrones dentro de las células, la cual va a terminar generando la mayor parte de la energía que necesita el organismo en forma de ATP.

    Debido a su estado, la ubiquinona es capaz de captar electrones, lo cual impulsa la cadena hacia adelante. Hay que recordar que sin esta cadena transportadora de electrones, la vida del ser humano como tal no sería posible.

    Una vez captados los electrones, la ubiquinona se convierte en la forma reducida de la CoQ10, el ubiquinol, el cual tiene altas propiedades antioxidantes, pudiendo abandonar la cadena transportadora de electrones y salir al torrente sanguíneo para contrarrestar los radicales libres existentes, o persistir en el proceso de creación de energía, proporcionándole electrones a otros elementos dentro de la cadena y volviendo a oxidarse en ubiquinona.

    Cabe resaltar que el ubiquinol protege eficazmente los elementos grasos de las membranas fosfolipídicas, las proteínas de la membrana mitocondrial y porciones de ADN del ataque del estrés oxidativo.

    Estas propiedades son independientes de las que puedan tener algunos antioxidantes exógenos como la vitamina E, aunque el ubiquinol es capaz de potenciar los efectos de estos elementos (1).

    Tomando en cuenta lo anterior, se entiende que, si bien la ubiquinona no es la versión antioxidante de la coenzima Q10, esta da origen al antioxidante propiamente dicho, el ubiquinol, y que ambas pueden convertirse en la otra, promoviendo la buena salud del organismo humano, manteniendo una correcta respiración celular y reduciendo al mínimo los niveles de estrés oxidativo.

    Te puede interesar:

      Beneficios de la CoQ10 en la fertilidad

     Propiedades y beneficios de la Coenzima Q10

     

    Como fue mencionado previamente, los beneficios de la coenzima Q10 abarcan tanto la producción de energía como la acción antioxidante que se desenvuelven en el cuerpo humano, siendo capaces de otorgarle efectos positivos a una gran diversidad de tejidos corporales, previniendo y combatiendo múltiples enfermedades conocidas en la actualidad, pudiendo así obtener el bienestar que toda persona desea y realmente necesita.

    Algunos de estos efectos positivos incluyen:

    • Aumenta la vitalidad cardíaca, evitando la insuficiente labor del corazón.
    • Promueve el correcto funcionalismo de la tiroides en el hipertiroidismo.
    • Proporciona vida a los espermatozoides, aumentando la fertilidad masculina.
    • Reduce la sintomatología relacionada a la diabetes mellitus.
    • Eficaz para aquellos atletas que deseen reponer sus energías más velozmente.
    • Reduce las posibilidades de desarrollar ciertas enfermedades neurodegenerativas.
    • Mejora algunas dolencias producidas por el consumo de estatinas.

    Con toda la información proporcionada, no se podría estar más de acuerdo en que el ser humano actual necesita incluir regularmente en su nutrición ciertas cantidades de coenzima Q10 al día, ya sea a través de la alimentación o de suplementación.

    Si se siguen las pautas recomendadas, el bienestar no sólo se verá a un nivel general, sino también en cada célula del organismo, manteniendo la homeostasis necesaria para prevenir y tratar diversas patologías que afecten cualquiera de los sistemas del cuerpo humano.

    Espero que te haya gustado y servido de ayuda. Comparte!

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba