Extractos naturales que podrían ayudarte a mejorar el Síndrome Metabólico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
extractos naturales para el sindrome metabolico

La curcumina es un gran aliado por su potencial antioxidante y antiinflamatorio, y porque regula los lípidos en sangre

El extracto de cardo mariano mejora los niveles de glucosa y es esencial para mantener buena salud hepática

Los extractos de uva y granada pueden mejorar la salud cardiovascular, previniendo varias de las complicaciones propias del síndrome metabólico y la diabetes

Muchas personas se preguntan si los extractos naturales pueden servir para condiciones de salud complejas como el síndrome metabólico. La respuesta, como verás en este artículo, es un enfático sí.

Si lo vemos en perspectiva, la mayor parte de los medicamentos, incluso los más modernos y eficientes, se desarrollaron en base a elementos naturales. 

Un ejemplo claro es la penicilina, que inició siendo el producto metabólico natural de un hongo y que en la actualidad es uno de los antibióticos más populares, con decenas de modificaciones que lo hacen apto para diversos usos especializados.

Para ello, la penicilina tuvo que ser aislada, estudiada, modificada, y probada en distintas poblaciones, cada vez más grandes. Lo mismo ocurre con uno de los analgésicos más potentes en la medicina, la morfina, que viene de la planta del opio.

La aspirina, que inicialmente se obtenía de la corteza del sauce. O sustancias anticancerígenas como el paclitaxel, que procede de un árbol montañoso llamado tejo. Todos fueron aislados, estudiados, modificados y probados desde una fuente vegetal.

Por lo tanto, lejos de considerar a los extractos naturales como una opción de menor valor, debemos reconocer en ellos el potencial que tienen para hacer la diferencia. 

De hecho, estos extractos no solo tienen un componente aislado, como ocurre con la penicilina. Tienen cientos e incluso miles de sustancias naturales que actúan en conjunto, se potencian entre sí para mejorar sus beneficios y se contrarrestan las unas a las otras para evitar efectos adversos.

Esto explica por qué la ciencia médica es a veces renuente en aplicar extractos naturales, porque sus componentes no están aislados. Y al aislar los componentes y estudiarlos uno por uno probablemente no encuentren los mismos resultados que al consumirlos todos en conjunto.

Aún así, hay infinidad de estudios clínicos que evalúan el uso de extractos y plantas naturales en las diversas condiciones que componen el síndrome metabólico. 

En base a estos estudios hemos desarrollado un pequeño resumen que podrá servirte para elegir bien tus extractos y suplementos. De hecho, hemos reducido nuestra lista a 4 extractos y plantas que cuentan con el mayor peso de la evidencia científica para combatir el síndrome metabólico.

Se trata de la curcumina, el cardo mariano, la uva y la granada.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Curcumina

     

    Durante muchos años se ha utilizado la cúrcuma para una variedad de enfermedades, y recientemente ha iniciado todo un boom y cada vez más ensayos clínicos y pruebas científicas se agregan al arsenal para promover la cúrcuma como uno de los alimentos más versátiles que existen.

    La curcumina es un pigmento de la cúrcuma de un color amarillento. Al igual que muchos otros pigmentos de la naturaleza, tiene un gran potencial antioxidante que se ha comprobado útil para evitar la oxidación de fragmentos LDL, un paso esencial para la formación de la placa ateromatosa.

    Adicionalmente, se ha encontrado que la curcumina tiene efectos reguladores de los niveles de lípidos en sangre, y puede ayudar a mejorar la presión arterial y la resistencia a la insulina.

    Es por ello que quienes padecen de síndrome metabólico se beneficiarían de la curcumina como agente preventivo para evitar las consecuencias cardiovasculares asociadas con la enfermedad (1).

    El síndrome metabólico no es tan grave como la diabetes tipo 2. Sin embargo, incluso en pacientes con diabetes tipo 2 la curcumina puede ayudar a mejorar los niveles de grasa en la sangre. 

    En un estudio realizado en diabéticos con problemas graves de lípidos en sangre, 12 semanas de suplementación resultó en una reducción de colesterol malo, aumento del colesterol bueno, y una reducción del riesgo cardiovascular (2)

    Te puede interesar:

      Cómo tratar de forma natural el Síndrome Metabólico: Consejos nutricionales

    Extracto de cardo mariano

     

    El cardo mariano es una de las plantas con mayores aplicaciones en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades, especialmente relacionadas con la función hepática. En los pacientes con síndrome metabólico, puede ayudar a prevenir la incidencia de esteatosis hepática como resultado de los lípidos alterados en sangre.

    De igual manera, el cardo mariano puede ayudar a mantener niveles adecuados de glucosa en sangre. Lo logra al mejorar la sensibilidad a la insulina, con lo cual contribuye a la prevención de la diabetes tipo 2 en pacientes con síndrome metabólico (3).

    Entre la evidencia clínica del cardo mariano podemos destacar una reciente revisión bibliográfica que trabajó con una variedad de estudios clínicos que manejaban dosis de 200 a 600 mg al día.

    Estos pacientes mejoraron la concentración de enzimas antioxidantes, redujeron sus niveles de lípidos en sangre, así como la formación de placas ateroscleróticas en las arterias sin ningún efecto adverso. Incluso una dosis exagerada de 1.5 gramos al día no produjo ningún problema clínico (4).

     Extracto de semilla de uva y granada

     

    Finalmente, cabe recalcar la importancia de dos alimentos de consumo obligado para quien desea llevar una dieta antioxidante. Por muchos años, se han reconocido las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de la uva. 

    Como parte de la dieta Mediterránea, la uva y el vino se han convertido en aliados de quienes desean llevar una dieta para disminuir su riesgo cardiovascular.

    Por su parte, la granada es una de las frutas con mayor potencial antioxidante, ya que posee grandes cantidades de polifenoles tanto en la fruta como en su piel o cáscara (3). 

    Estudios recientes han demostrado que la cáscara de la granada contiene aún mayor carga de polifenoles, por lo cual muchos extractos de fruta ahora incorporan la granada en su totalidad para evitar disminuir su potencial antioxidante.

    Te puede interesar:

      Qué es el Síndrome Metabólico, causas y cómo prevenirlo

     Algunas recomendaciones adicionales

     

    Si bien los suplementos que hemos mencionado pueden ser muy útiles para combatir el síndrome metabólico, su efectividad palidece si no se toman medidas fundamentales, como lo son la buena dieta y el ejercicio físico. Ese debe ser tu punto de partida, sabiendo y reconociendo que ningún suplemento te quitará la responsabilidad con tu propia salud.

    Por eso, nuestra recomendación final es que sigas los consejos de tu médico, tomes en serio tu propia salud, y cambies tus hábitos mientras permites a los suplementos hacer su trabajo también.

    Lleva una vida sana, haciendo ejercicio físico dentro del límite de tus posibilidades y cuidando que tu alimentación se base en alimentos frescos y no procesados. 

    Existen muchos consejos nutricionales y de estilo de vida que puedes adaptar para de esa manera lograr un cambio completo que, junto a los suplementos que te hemos recomendado, permitan un control e incluso la reversión del síndrome metabólico.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba