¿Por qué es importante prevenir la hipertensión arterial?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
importancia de prevenir la hipertension arterial

La hipertensión arterial puede no tener síntomas en ocasiones, pero sus consecuencias y complicaciones pueden ser desastrosas

Los pacientes con hipertensión frecuentemente desarrollan otras enfermedades asociadas que deben ser tratadas de forma independiente

Los pilares para prevenir la hipertensión son la alimentación, la actividad física y el cambio de hábitos

La hipertensión arterial es un problema moderno que se ha hecho más y más predominante mientras pasa el tiempo. 

Con el advenimiento de la comida rápida, la industrialización, y la producción masiva de alimentos, la obesidad y la diabetes han pasado de ser enfermedades de la gente rica a convertirse en problema de todos. Incluso los niños están sufriendo los efectos de estos cambios en nuestro patrón de alimentación.

La obesidad es lo primero que pensamos cuando vemos comida rápida, sedentarismo, y malos hábitos. Pocos piensan en la hipertensión, e incluso pocos saben que también está relacionada.

A diferencia de la obesidad y la diabetes, la mayoría de los pacientes con hipertensión no tienen ningún síntoma. Por ello, es fácil dejar pasar el problema y creer que nada ocurre. Incluso hay muchos pacientes con hipertensión durante muchos años que ni siquiera saben que la tienen.

Pero, si la presión arterial aumenta o disminuye sin causar síntomas, ¿es en realidad un problema que debamos solucionar? 

¿Por qué es importante prevenir y tratar la hipertensión arterial?

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Complicaciones y consecuencias de la presión arterial alta (1)

     

    Aunque no tenga síntomas, la hipertensión puede tener consecuencias a corto, mediano y largo plazo. Es por estas consecuencias que es tan importante prevenirla y tratarla cuanto antes.

    De forma resumida, podemos decir que estas son las más importantes:

    • La hipertensión es un factor de riesgo para el desarrollo de infarto al miocardio y accidentes cerebrovasculares. Una crisis hipertensiva puede resultar en uno de estos dos eventos cardiovasculares, ambos peligrosos e impredecibles.
    • Los primeros en sufrir las consecuencias son los vasos sanguíneos pequeños o microvasculatura, como en el caso del ojo. El trauma en el ojo puede causar retinopatía y una pérdida progresiva de la visión.
    • Mientras el daño se hace extensivo, el ritmo de circulación de la sangre se ve afectado y los pacientes comienzan a sentir mareos, taquicardia y visión borrosa al cambiar de posición. Esto se denomina hipotensión ortostática.
    • Los vasos sanguíneos siguen deteriorándose y las estructuras renales comienzan a ser destruidas, causando una nefropatía que termina en insuficiencia renal.
      Los mejores alimentos y plantas que puedes consumir si sufres de hipertensión

    Sin embargo, la hipertensión generalmente viene acompañada de otras enfermedades extra, también llamadas comorbilidades, las cuales potencian sus consecuencias y agregan otras más. 

    La asociación más frecuente es hipertensión y diabetes, la cual aumenta aún más el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular, además de agregar a la lista el pie diabético, los desórdenes de lípidos, entre otros.

    Sin embargo, así como un paciente aparentemente sano puede padecer hipertensión a lo largo de los años sin darse cuenta, estas dos enfermedades no se instalan de un día para otro. 

    Generalmente aparecen bajo el espectro clínico denominado síndrome metabólico, el cual es una asociación de síntomas que generalmente convergen en el mismo paciente.

    Los pacientes con síndrome metabólico tienen una resistencia a la insulina de base, la mayoría son obesos, y muchos tienen hipertensión y desórdenes de colesterol o triglicéridos en sangre. 

    La buena noticia es que, aunque es una enfermedad temible, la hipertensión junto con el síndrome metabólico pueden ser controlados, y en muchos casos revertidos, con la dieta y el ejercicio.

    Te puede interesar:

     Cómo prevenir la hipertensión

     

    No todas las enfermedades tienen las bondades que tiene la hipertensión, no porque sea inofensiva, sino porque se puede prevenir de forma efectiva.

    Es por eso que los profesionales de la salud se abocan al campo de la prevención con el objetivo de sacar provecho de lo que sí podemos hacer: disminuir el riesgo cardiovascular.

    La prevención de la hipertensión tiene tres pilares fundamentales que no pueden faltar:

    •     Modificaciones de la dieta
    •     Aumento de actividad física
    •     Modificaciones del estilo de vida

    Así que, si deseas prevenir la hipertensión desde hoy, asegúrate de incluir estas tres facetas indispensables.

    Entre las modificaciones de la dieta, deberás aumentar tu consumo de frutas y vegetales verdes, disminuir las grasas de mala calidad y evitar alimentos demasiado salados.

    Entre las recomendaciones para aumentar la actividad física, es preferible que el cambio sea progresivo y de acuerdo a tu edad y niveles de actividad previo. Todo aumento de actividad física tendrá un efecto positivo, así que no desesperes.

    Entre las modificaciones del estilo de vida, puede que necesites eliminar de tu vida sustancias que aumentan el riesgo de hipertensión, como el tabaco y la cafeína.

    Sea lo que sea que hagas, asegúrate de incluir los tres pilares de la prevención para poder lograr el éxito.

    Pero además de prevenir la hipertensión como tal, puedes hacer mucho incluso si ya has sido diagnosticado. En ese caso, también puedes prevenir que el problema se haga peor y que desencadene las complicaciones y consecuencias que hemos discutido arriba.

    Así que, después de poner en claro las bases terapéuticas, vamos a la acción. 

    ¿Cómo puedes bajar tus niveles de presión arterial?

    Te puede interesar:

      ¿Cómo puedes llevar el control de tu presión arterial? Aprende a medirla

     Cómo bajar la hipertensión

     

    Aunque hemos mencionado algunos puntos, en esta sección te lo vamos a resumir de una manera fácil de aplicar:

    • No esperes síntomas para comenzar tu tratamiento.
    • Realiza revisiones médicas a intervalos que dicte tu médico tratante.
    • No olvides tu medicamento ni pienses que, como no lo tomaste y no te ocurrió nada, ya no lo necesitas.
    • Deja de fumar, ya que la mayoría de las sustancias que introduces a tu organismo con el cigarrillo aumentan tu riesgo cardiovascular.
    • Ten cuidado con la cafeína, ya que en ocasiones puede aumentar tu presión arterial.
    • Libera estrés, aprende ejercicios de relajación para aplicarlos cuando lo necesites.
    • Esfuérzate por bajar de peso, pero hazlo de manera balanceada y saludable.
    • Adopta un estilo de vida saludable con ejercicio diario y una buena dieta.

     No esperemos más, es momento de empezar a cuidarte.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba