Flecha ¿La Rhodiola para enfermedades Neurogenerativas? Mediante su consumo, la rhodiola es capaz de producir varios mecanismos fisiológicos que atacan el origen de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Flecha Múltiples estudios científicos demostraron la capacidad que tiene esta planta de mejorar la sintomatología producida por trastornos relacionados al sistema nervioso.

Envejecer trae muchas complicaciones para nuestro organismo, no sólo a nivel metabólico, que es lo que estamos acostumbrados a ver, sino también a nivel de nuestro sistema nervioso, especialmente nuestro cerebro.

¿No te ha atemorizado alguna vez llegar a ser un adulto mayor que tenga problemas de memoria?

Si bien es sólo un ejemplo de las muchas que existen, este es el caso del Alzheimer, una de las enfermedades neurodegenerativas con más incidencia en todo el mundo.

A pesar de que se han vinculado varios fármacos con este trastorno, lo cierto del caso es que no se ha demostrado que exista una terapia farmacológica que de por sí pueda ayudar realmente a evitar o curar esta enfermedad.

Sin embargo, la respuesta parece estar en cosas más naturales. Por ejemplo, uno de los estudios más afamados afirma que algo conocido como el “Protocolo de Bredesen” podría ser la cura de esta enfermedad.

Y, ¿adivina qué?, está compuesto casi básicamente por cambios en el estilo de vida que promueven uno más natural y sano.

Esto sólo nos confirma que la respuesta puede estar lejos de los medicamentos convencionales y un poco más cerca de la naturaleza.

¿Qué es la Rhodiola?

La rhodiola, una planta que abunda en el hemisferio norte del planeta y que tiene décadas brindando apoyo médico, según relatan antiguos datos de la medicina tradicional China, podría también formar parte de esas medidas que potencian nuestro estado de salud neurológico.

Esta hierba tiene varios componentes con propiedades especiales que brindan beneficios a nuestra salud, según afirman múltiples estudios científicos disponibles. Algunos de estos importantes compuestos son la rosavina y los glucósidos de tirosol, donde el que más resalta es la salidrosida.

La Rhodiola  para enfermedades Neurogenerativas

Lo mejor de todo esto es que los componentes de la rhodiola tienen efectos directos e indirectos que parecen mejorar el estado de varias enfermedades neurodegenerativas y no sólo una de ellas. Conozcamos un poco más sobre sus efectos en cada trastorno:

 Enfermedad de Alzheimer.

Dentro de todas las enfermedades neurodegenerativas relacionadas con la memoria, sin duda, el Alzheimer es la más frecuente, por lejos.

Si bien la fisiopatología de esta enfermedad involucra el depósito de complejos anómalos de una molécula llamada “péptido amiloide beta”, lo cierto es que el factor de riesgo más importante es la edad.

Uno de los pilares de la rhodiola, la salidrosida, ha demostrado disminuir la neurodegeneración e inhibir la pérdida neuronal al regular varias moléculas relacionadas con la progresión de este trastorno. Incluso, según afirman varios estudios, los niveles del péptido que se mencionó tienden a descender significativamente en presencia de esta molécula.

Es decir, con el simple hecho de tener salidrosida en nuestro torrente sanguíneo estaríamos disminuyendo dramáticamente el progreso de este trastorno, hasta el punto donde no sólo dejamos de perder la memoria, sino que empezamos a recuperarla.

  Beneficios de la Rhodiola rosea para la salud del ser humano.

Además, como parte de la fisiopatología normal de la enfermedad, el estrés oxidativo también parece jugar un papel importante, siendo una reacción nociva que causa daño directo sobre nuestros tejidos, al dejar moléculas peligrosas navegando libres en nuestro cuerpo, las cuales se conocen como radicales libres.

La rhodiola y sus componentes ejercen una función protectora sobre las neuronas, al bloquear las reacciones de estrés oxidativo y empezar a activar enzimas antioxidantes endógenas que pueden mitigar los efectos de los radicales libres.

Incluso, con estas reacciones se puede impedir la apoptosis neuronal del hipocampo, el centro de la memoria, que está bastante vinculado al origen y la progresión de la enfermedad (4).

La simple acumulación del péptido amiloide ya supone un aumento excesivo sobre la producción de radicales libres, por lo que definitivamente nos hace falta algo que pueda ayudarnos a luchar contra esas moléculas.

Sin duda, la rhodiola pinta como una buena opción no sólo para prevenir la aparición de esta enfermedad, sino también para ayudar a revertirla.

 Enfermedad de Parkinson.

Otro de los trastornos neurodegenerativos que se puede observar con alguna frecuencia sobre la población es el Parkinson, una enfermedad caracterizada por la pérdida progresiva de las neuronas dopaminérgicas en una región llamada “sustancia negra de los ganglios basales”, el centro del control motor de nuestro cuerpo.

Estos pacientes se caracterizan por tener un temblor en reposo que termina impactando sobre su estilo de vida, hasta el punto donde se ven obligados a estar postrados en una cama, dopados, llenos de drogas para poder mantener algún grado de estabilidad. Sin duda, algo que a nadie le gustaría.

El origen de esta enfermedad involucra algunas alteraciones que provocan un aumento en el estrés oxidativo cerebral, el cual, de hecho, es el centro de algunas terapias actuales contra este trastorno.

La inhibición de las enzimas causantes del aumento en el estrés oxidativo es una de las virtudes de la rhodiola. Esto no sólo previene el daño directo causado por los radicales libres, sino también la degradación de los neurotransmisores importantes para mantener el correcto control motor de nuestro cuerpo, tal como la dopamina.

Por otro lado, porque este no es el único efecto que tiene este increíble nutracéutico, parece que la rhodiola también tiene un efecto directo sobre la producción de la dopamina, al facilitar la proliferación de las células encargadas de su producción. Sin duda alguna, un efecto tremendo para tener en cuenta.

Los científicos no sólo han demostrado que existe un beneficio significativo en el uso de la rhodiola para tratar e intentar revertir los efectos del Alzheimer y el Parkinson, sino también varias otras enfermedades neurodegenerativas importantes como la corea de Huntington, donde también parece tener un efecto tremendo.

No podemos desestimar los beneficios de un nutracéutico que ha atravesado rigurosos estudios y que ha confirmado tener efectos positivos. Cuando se trata de potenciar nuestro cuerpo, especialmente el sistema nervioso, los compuestos principales que nos brinda la rhodiola son una necesidad.

Si a esto se le suma un correcto régimen alimenticio, una rutina de ejercicio físico regular, un estilo de vida calmado, entre otros factores positivos para la salud, el riesgo de que este tipo de condiciones aparezca o evolucione crónicamente se va a ir al mínimo.

¡No te queda de otra, debes incluir a la rhodiola en tu nutrición diaria!

  Rhodiola (Rhodiola rosea): Qué es, para qué sirve, propiedades y beneficios.

Únete a nuestra Comunidad.

¿Te gustó el post? Queremos compartir contigo la mejor información sobre salud natural y darte las claves para poder tomar el control de tu propia salud. Súscríbete y te enviaremos un email mensual con los artículos más destacados.
¡Claro, Me apunto!

POSTS RELACIONADOS, MÁS SALUD!