NAC (N-Acetil-L-Cisteína): Qué es, para qué sirve, propiedades y beneficios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
acetilcisteina que es propiedades

La NAC se considera un elemento esencial para el funcionamiento normal del organismo humano. Indispensable para promover la producción de glutatión y el control de los radicales libres, este nutriente debería consumirse diariamente.

Su inclusión en la nutrición diaria es capaz de proporcionar un sinfín de propiedades beneficiosas para muchos órganos y sistemas.

La N-Acetil-L-Cisteína (NAC) es una molécula derivada de la acetilación de un aminoácido frecuente en nuestra dieta: la cisteína. Es uno de los mejores coadyuvantes disponibles en el mercado dado que nos permite hacer frente a muchas afecciones que se basan en una premisa común: el estrés oxidativo.

A pesar de que parezca complicado, en el ámbito médico es frecuente escuchar a la NAC, debido a que durante muchos años ha sido el tratamiento por excelencia de las sobredosis por acetaminofén o paracetamol.

Es ampliamente conocido por sus capacidades antioxidantes y estabilizantes, las cuales guardan gran relación con su metabolismo y sus precursores.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     ¿Qué es la NAC?

     

    La NAC, comúnmente llamada acetilcisteína, es un precursor importante del glutatión, uno de los antioxidantes más relevantes de nuestro cuerpo, encargado de defendernos de los estados de oxidación, regular muchas reacciones intracelulares y controlar el metabolismo de los nutrientes.

    Inclusive, el glutatión se encarga de funciones relacionadas con el ADN y la respuesta inmune, por lo que es una molécula fundamental para nuestro organismo.

    Lo más importante de la NAC es que es capaz de regular la enzima antioxidante de glutatión (GSH), aumentando directamente los niveles de glutatión y manteniendo al margen las especies reactivas de oxígeno y cualquier posible reacción ocasionada por el estrés oxidativo.

    Solo para tener una idea, cuando hablamos de estrés oxidativo nos referimos al daño causado por moléculas libres inestables (radicales libres) sobre la pared de la membrana celular.

    Recordemos que en nuestro organismo existen varios tipos de “equilibrios” diferentes, donde el equilibrio químico es uno de los fundamentales.

    Si bien estos efectos son unos de los más populares, a medida que han ido avanzando los años se han descubierto muchas otras funciones para esta molécula.

     ¿Para qué sirve la N-Acetil-L-Cisteína?

     

    Hay muchos efectos positivos que pueden estar relacionados con el aumento del glutatión en el cuerpo, no sólo aquellos relacionados con los efectos de los radicales libres sobre las células, sino también contra el envejecimiento y mejorando el equilibrio a nivel hepático.

    De hecho, el paracetamol es un fármaco que se metaboliza en el hígado, por lo que cuando sus niveles aumentan por encima de lo tolerado (intoxicación), el hígado se satura y se crean muchos radicales libres que terminan causando un daño hepático permanente.

    Por esta razón, se utiliza la N-acetil-L-cisteína como tratamiento fundamental ya que esta es una patología de gran mortalidad.

    Pero la NAC no es sólo capaz de bloquear la síntesis química y la acción de los radicales libres, dado que es un gran antioxidante y desintoxicante celular, sino que también puede eliminar otros agentes nocivos para nuestro cuerpo como los metales tóxicos, donde entran el mercurio, el cadmio y el plomo.

    Por mucho tiempo, el primer efecto importante que se le atribuía al NAC era el de coadyuvante importante cuando tenemos gripe. No importa si se trata de un niño, adolescente o adulto, los mocos siempre llegan a ser molestos.

    Muchos expertos halagan a la NAC por su efecto mucolítico, capaz de disminuir la viscosidad y aumentar la fluidez del moco. Es un protector del aparato respiratorio que mejora el porcentaje de recuperación ante enfermedades como la bronquitis y los enfisemas.

    Incluso parece que puede actuar como inhibidor de la replicación de los virus (especialmente de aquellos peligrosos como el virus de la Hepatitis B), a partir de la protección inmunitaria que brinda con la potenciación de las células blancas (protectoras) que habitan en nuestro cuerpo.

     Propiedades de la NAC

     

    Como se mencionó anteriormente, la N-acetil-L-cisteína es un precursor importante de muchas moléculas el cual proviene de la L-cisteína luego de pasar por un proceso de acetilación.

    Es conocido como un gran dador de grupos sulfhidrilo, cualidad que le permite ser un excelente mucolítico al romper enlaces químicos que mantienen la estabilidad del moco.

    Este suplemento es un antioxidante bastante poderoso gracias a que tiene ciertos efectos directos como son:

    • La estimulación de las funciones pertenecientes al glutatión, una de las moléculas más relevantes cuando hablamos de suprimir el estrés oxidativo.
    • La creación de los grupos sulfhidrilo, los cuales permiten que dos moléculas se puedan enlazar. De este modo, al unirse con los diversos tipos de radicales libres que habitan en nuestro cuerpo, la NAC puede suprimirlos, evitando así las reacciones oxidativas.

    Aun así, como mencionamos al inicio, la NAC también puede involucrarse en la neoformación del glutatión, dado que es uno de sus precursores más importantes.

    Aunque ambos tienen propiedades antioxidantes, el glutatión cubre mayor cantidad de especies reactivas de oxígeno, por lo que puede ser considerado más efectivo en ese sentido.

    Es también oportuno mencionar que durante muchos estados lesivos, como cuando existen procesos isquémicos (infartos), se crean muchos radicales libres que pueden crear afectaciones tisulares directas sobre nuestros tejidos, desencadenando alteraciones de la hemodinamia que sólo terminarían en más complicaciones para el paciente (1).

    El uso de la NAC ha demostrado beneficios en estos estados, y todo es gracias a su rápido efecto y la capacidad antioxidante que tiene.

    Estas son unas de las razones más importantes por la cual la NAC es un potente coadyuvante, aunque no una terapia única y exclusiva (a menos que estés intoxicado con paracetamol, por su puesto).

    Por esto, lo mejor siempre será combinarlo con otros compuestos que potencien su acción antioxidante a través de otras rutas diferentes, para que se puedan cubrir todas y cada una de las especies reactivas de oxígeno que habitan en nuestro cuerpo y que tienen la única finalidad de dañarlo.

    Espero que te haya gustado y servido de ayuda. ¡Comparte!

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba