El Omega-3 y sus beneficios en las enfermedades respiratorias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
omega 3 para enfermedades respiratorias

Tal como otras patologías, las relacionadas con el sistema respiratorio son capaces de seriamente disminuir la calidad de vida de los afectados.

Expertos señalan que afecciones respiratorias como el EPOC, el asma y la fibrosis quística pueden ser prevenidas y tratadas con altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 en sangre.

Mucha de la pureza que nuestra sangre posee depende en un gran porcentaje de la oxigenación que se realiza a nivel pulmonar. 

La respiración es un complicado proceso que se lleva a cabo gracias a la colaboración de múltiples estructuras: nerviosas, musculares, respiratorias propiamente dichas, etc.

La interacción de las mismas produce los dos eventos que constituyen la respiración: la inhalación y la exhalación. Estos dos eventos se realizan de manera natural y autónoma en el ser humano.

El aire, rico en oxígeno, entra a las vías respiratorias debido al aumento de la presión negativa a nivel torácico, llega a los alvéolos, donde ocurre el intercambio gaseoso, y sale de estas vías pobre en oxígeno y rico en dióxido de carbono, debido al aumento de la presión positiva a nivel torácico.

Sin embargo, el problema aparece cuando las estructuras involucradas en estos dos eventos se ven afectadas ya sea por patologías inflamatorias, alérgicas, autoinmunes, mecánicas, entre otras, afectando a su vez el intercambio gaseoso, es decir, el nivel de oxígeno que entra y nutre todas las células del organismo humano.

Obviamente, la nutrición a la cual se somete el ser humano afecto de enfermedades respiratorias tiene mucho que ver con su evolución, específicamente a nivel inmunitario, ocasionando la falta de protección contra patógenos externos o la mediación exagerada a nivel respiratorio.

Patologías que afectan al sistema respiratorio como el asma, síndrome de distrés respiratorio agudo, neumonía, fibrosis quística, cáncer pulmonar, entre otras, han sido estudiadas, evidenciando una estrecha relación con ciertos elementos que incluidos en la dieta podrían tener un rol positivo tanto en la prevención como en la curación de las mismas.

Es importante destacar que también los niños afectados por estas enfermedades respiratorias entran en esta categoría.

Debido a esto, médicos y científicos relacionados con el tema insisten tanto en mantener una correcta nutrición mediante la dieta diaria y suplementación para poder obtener los nutrientes necesarios para que el proceso de la respiración, especialmente el intercambio gaseoso, se realice de la manera más satisfactoria posible.

El ácido graso Omega-3 es uno de estos elementos, el cual ha sido estudiado y relacionado a las patologías respiratorias debido a sus importantes aportes beneficiosos para la salud.

Aquí se presenta una lista con sus beneficios para prevenir y tratar algunas de estas enfermedades que afectan al ser humano actual.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    El Omega-3 puede considerarse beneficioso para combatir enfermedades respiratorias producidas por la contaminación ambiental

     

    Debido a la gran relación que tiene la contaminación ambiental, especialmente la aérea, con enfermedades respiratorias como el asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer pulmonar, científicos ingleses decidieron realizar una revisión de múltiples estudios que relacionaban estos dos elementos con la dieta o suplementación a base de ciertos nutrientes, entre ellos el ácido graso Omega-3 (1).

    Los expertos observaron la capacidad que tiene el Omega-3 en prevenir y mediar las características pro-inflamatorias y alérgenas de las partículas finas que contaminan el aire, evitando y mejorando la prevalencia del asma y otras patologías respiratorias de índole alérgica tanto en adultos como en niños.

    Te puede interesar:

     El Omega-3 es capaz de mejorar la función pulmonar

     

    Individuos de entre 22 y 28 años de edad fueron tomados para un estudio realizado en el año 2015 por científicos chilenos para comprobar los beneficios de ciertos elementos nutricionales en la función pulmonar, específicamente en el volumen espiratorio forzado en 1 segundo (FEV1), capacidad vital forzada (FVC) y la relación FEV1/FVC (2).

    El estudio concluyó con una positiva asociación entre el ácido graso y la mejora de los parámetros anteriores, especialmente de la FEV1. Sin embargo, los científicos encargados recomendaron una mayor y más profunda investigación para determinar mejor estos efectos beneficiosos.

    De la misma forma, en el año 2017, se realizó un estudio donde asociaron ciertos nutrientes, entre ellos el Omega-3, con la preservación de la función pulmonar, especialmente la FEV1, en 2337 fumadores blancos hispanos y no hispanos (3).

    Se concluyó que los ácidos grasos Omega-3, tanto individualmente como en combinación con otros nutrientes, estuvieron entre los primeros puestos para enlentecer la disminución de la FEV1 y mejorar su promedio.

     Ácidos grasos Omega-3 contra el asma, tanto en adultos como en niños

     

    Numerosos son los estudios que asocian esta patología respiratoria inflamatoria crónica con el Omega-3.

    En el año 2002 se publicó una revisión de estudios en donde se evidencian los efectos beneficiosos del ácido graso en parámetros como la FEV1, sintomatología del asma, hiperreactividad bronquial, uso de fármacos para el asma, etc. (4).

    Personal médico perteneciente al Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tanta en Egipto realizó, en el 2009, un estudio donde se tomaron 60 niños con asma moderado y persistente, los cuales fueron sometidos a suplementación con ácidos grasos Omega-3, vitamina C y Zinc, tanto individualmente como combinados (5).

    Evaluaciones regulares para asma, función pulmonar y marcadores inflamatorios en esputo fueron tomados en cuenta antes y después de realizar este estudio.

    Al finalizar, los 3 suplementos, tanto en su administración individual como combinada, lograron la mejoría significativa de estos parámetros, permitiendo realizar modificaciones y recomendaciones a la dieta indicada para pacientes pediátricos con asma.

    Una revisión llevada a cabo por científicos alemanes en el año 2016 evidenció los efectos positivos que proporciona la inclusión del Omega-3 en la dieta diaria de personas con sintomatología asmática leve (6).

    El estudio se enfocó en revisar las acciones de este elemento especialmente a nivel celular, contrarrestando el efecto inflamatorio que se lleva a cabo en el sistema broncoalveolar.

    Suplementación con Omega-3 para mejorar la fibrosis quística

     

    Personal médico español realizó durante 1 año un estudio donde sometió a 17 pacientes adultos con fibrosis quística a suplementación diaria con 324 mg de EPA, 216 mg de DHA, 480 mg de ácido linoleico y 258 mg de ácido gammalinolénico, valorando, al final, marcadores inflamatorias, parámetros espirométricos, reagudizaciones respiratorias, consumo de antibióticos, calidad de vida, antropometría y los AG de los fosfolípidos séricos (7).

    Los resultados demostraron una mejoría significativa con una disminución marcada de la sintomatología y la aparición de reagudizaciones, así como mejoría en los parámetros espirométricos, entre otros asociados a la enfermedad.

    Te puede interesar:

     Efectos del Omega-3 en resultados de embarazos de mujeres fumadoras

     

    Debido a la asociación negativa del fumar durante el embarazo, científicos de Birmingham, Alabama decidieron realizar un estudio en donde le administraban suplementación a base de ácidos grasos Omega-3 a mujeres embarazadas fumadoras y no fumadoras desde antes de las 22 semanas de gestación hasta la finalización del mismo para observar el comportamiento de sus posibles complicaciones (8).

    Se pudo observar que en el grupo de mujeres embarazadas fumadoras que recibió suplementación con Omega-3 se redujo el riesgo de desencadenar trabajo de parto prematuro, así como la disminución en los índices de bajo peso al nacer en comparación con el grupo no fumador.

    Como venimos anticipando desde el principio del post mantener niveles elevados de Omega-3 en sangre mejora la sintomatología de las afecciones respiratorias. Si padeces alguna de ellas tenlo en cuenta y busca la manera de aportar la cantidad diaria necesaria. Seguramente el uso de un suplemento sea la mejor opción. Infórmate y da con el adecuado, porque no sirve cualquiera.

     

    Suscríbete a nuestro Canal es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    • Nuestros últimos posts
    • Descuentos exclusivos
    • Últimos posts

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba