El Omega-3 y el rendimiento deportivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
omega 3 y rendimiento deportivo

El mundo deportivo se ha vuelto cada vez más exigente, haciendo que los atletas, amateur y profesionales, busquen diversas maneras para ser los mejores.

Los ácidos grasos Omega-3 entran perfectamente en la categoría de los suplementos a tomar para mejorar el rendimiento deportivo gracias a sus amplios beneficios.

Hoy en día, el mundo del fitness y de los deportes en general se ha intensificado significativamente, no sólo a nivel de competencia entre los atletas, sino también a nivel de los avances tecnológicos que día a día salen a la luz, haciendo que los interesados en mejorar su condición deportiva hagan todo lo posible por ponerle las manos encima.

Estos avances incluyen muchos factores, yendo de las mejores máquinas para entrenar a las técnicas más estudiadas para conseguir potentes resultados en el menor tiempo posible, o yendo de los accesorios más recomendados para entrenar y competir a las tácticas mejor implementadas para lograr los primeros puestos en una competencia.

Dicho esto, la nutrición no se queda atrás, siendo una de las especialidades más destacadas y necesarias en el mundo deportivo debido a todos los beneficios que logra proporcionarles a los atletas, siempre y cuando se emplee de la mejor manera y bajo recomendaciones promovidas por expertos en la materia.

A lo largo de los años, una gran diversidad de dietas se ha creado e implementado en múltiples atletas pertenecientes a distintas especialidades deportivas, todas con sus pros y contras. Dentro de la nutrición, la suplementación exógena de ciertos elementos es tremendamente aceptada.

Se recomiendan algunos suplementos dietéticos a los atletas sobre la base de datos que apoyan la mejora del rendimiento en el ejercicio, promoviendo la salud en general, la adaptación al ejercicio o la recuperación de lesiones, por lo que podrían ayudar a los atletas a entrenar y competir más eficazmente (1).

Dentro de estos suplementos, los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 han demostrado, a través de múltiples estudios científicos, su gran valor en mejorar las cualidades físicas y aptitudes mentales de los deportistas, ya sea que se trate de atletas amateur o de los que compiten a niveles profesionales.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

    Los ácidos grasos Omega-3 mejoran el rendimiento físico


    Es bien sabido que estos elementos grasos proporcionan enormes beneficios al ser humano actual, previniendo y hasta tratando un sinfín de condiciones médicas a través de múltiples mecanismos fisiológicos.

    También está bien documentado el constante aumento del estrés oxidativo a nivel muscular y de todas las respuestas inflamatorias que ocurren en los atletas debido a las exhaustivas sesiones de entrenamiento a las que estos se someten. 

    Con el tiempo, estos procesos pueden llevar a fatiga muscular, dolor en el aparato locomotor y a la disminución del rendimiento, especialmente en aquellos individuos que no están acostumbrados al ejercicio.

    Dicho esto, se ha comprobado que los mecanismos protectores del Omega-3 son capaces de promover un mejor rendimiento deportivo, proporcionando efectos significativamente positivos a nivel físico, entre los que se pueden incluir (2, 3, 4, 5, 6):

    • Disminución de la producción de elementos pro-inflamatorios como eicosanoides, citoquinas y especies reactivas de oxígeno.
    • Promoción de múltiples efectos inmunomoduladores, evitando la inmunosupresión durante el ejercicio.
    • Modificación de la membrana de las células musculares, promoviendo el paso de proteínas y lípidos a través de ella.
    • Aumento en la facilidad para añadir tejido muscular al existente a través del ejercicio físico, disminuyendo también la fatiga y el daño a este nivel, así como los niveles de marcadores relacionados.
    • Promoción de la función neurológica y articular relacionada al aparato locomotor, mejorando factores como rango de movimiento, procesos neuromusculares, conducción nerviosa, entre otros.
    • Incremento de la capacidad de resistencia al reducir las necesidades de oxígeno durante el ejercicio.

     Omega-3 y resistencia cardiovascular


    Los ácidos grasos Omega-3 son popularmente conocidos por todos sus beneficios a la hora de proporcionarle una ayuda al sistema cardiovascular.

    Además de prevenir complicaciones en individuos sobrevivientes de infarto al miocardio y enfermedad vascular cerebral (EVC), mejorando parámetros relacionados, tales como gasto cardíaco, contracción ventricular, cifras tensionales y variabilidad de la frecuencia cardíaca, especialmente en reposo y durante la actividad física, la suplementación con Omega-3 ha demostrado ser de gran ayuda para la resistencia cardiovascular de los atletas (3, 6, 7).

    En distintos estudios se pudieron evidenciar los cambios sufridos por individuos saludables durante el ejercicio físico, los cuales incluyen, pero no están limitados a:

    • Aumento de la estabilidad de la frecuencia cardíaca.
    • Reducción del consumo de oxígeno por parte del músculo esquelético.
    • Disminución de las cifras tensionales.
    • Reducción de la variabilidad del pulso cardíaco posterior al ejercicio.

    Aparte de estos hallazgos, se ha demostrado que atletas de élite son capaces de aumentar los niveles de Omega-3 en sus glóbulos rojos a través de la suplementación exógena, promoviendo de manera significativa los efectos antiinflamatorios y antioxidantes proporcionados por este elemento graso (8).

     El Omega-3 en diferentes prácticas deportivas


    Este ácido graso poliinsaturado ha sido probado por muchos atletas pertenecientes a diversos deportes, entre ellos:

    • La administración de Omega-3 en ciclistas entrenados fue capaz de disminuir el consumo de oxígeno durante las pruebas de entrenamiento, sugiriendo una mejor distribución del oxígeno por toda la economía del cuerpo (9).
    • Se pudo evidenciar que atletas universitarias tenían niveles de ácidos grasos Omega-3 menores a los recomendados fuera de la temporada de competición, asociándose con altos niveles de ansiedad (10).
    • La adición del Omega-3 a un suplemento a base de proteínas durante el entrenamiento de pretemporada dio como resultado una reducción del dolor muscular y un mejor mantenimiento de la potencia explosiva en jugadores profesionales de rugby (11).
    • Se ha podido demostrar que los niveles de Omega-3 disminuyen en los corredores profesionales a medida que aumentan las distancias de entrenamiento, incrementando su riesgo de complicaciones cardiovasculares (12).

    Como podrás haber leído, la inclusión de los ácidos grasos Omega-3 a la vida de las personas que practiquen algún deporte, ya sea de una manera profesional o amateur, ha demostrado ser una de las mejores decisiones nutricionales, pudiendo mejorar el rendimiento deportivo y muchos otros factores relacionados, tales como la prevención de injurias asociadas a largas jornadas de entrenamiento, el aumento en el tiempo de aguante, la reducción de la sensación de fatiga, entre otros.

    Si deseas estar en la mejor forma posible para practicar tu deporte favorito, no te queda de otra que consumir suplementación a base de Omega-3.

      Beneficios del Omega-3 basados en ciencia

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba