Flecha La incorporación de probióticos en la dieta son considerados elementos muy importantes en el ámbito médico para el tratamiento de muchas patologías.

Flecha Los probióticos en la dieta, son capaces de aumentar el valor nutricional de lo que se consume en el día a día a través de múltiples mecanismos.

Desde su descubrimiento, los probióticos han sido relacionados con la regulación y control de la microflora intestinal, previniendo y mejorando diversas patologías de este y otros sistemas del organismo humano.

Si bien su aporte es tomado como algo muy importante en el ámbito médico, los probióticos no habían sido considerados más que elementos de uso clínico hasta hace unos años atrás, cuando estudios científicos demostraron el verdadero valor nutricional que tienen.

Actualmente el término probiótico hace referencia a un preparado o a un producto que contiene cepas de microorganismos viables en cantidad suficiente como para alterar la microflora en algún compartimiento del huésped (por implantación o colonización) y que produce efectos beneficiosos en dicho huésped (1).

Entre los diversos mecanismos utilizados por estos elementos para modificar el ecosistema intestinal y mejorar la resistencia del huésped contra organismos patógenos, se incluyen (2, 3):

  • La producción de sustancias antimicrobianas para reducir el número de células viables, afectando el metabolismo bacteriano y/o la producción de toxinas.
  • La disminución del pH intestinal, favoreciendo así el crecimiento de microorganismos beneficiosos.
  • El incremento de la competencia para unirse a los sitios de adhesión en la superficie del epitelio intestinal, lo cual aumentaría la resistencia a la colonización por parte de bacterias patógenas.
  • El aumento de la competencia por nutrientes, lo cual restringiría la capacidad de reproducción de microorganismos dañinos.
  • La estimulación de la respuesta inmunológica en evidencia de agentes infecciosos, favoreciendo la producción de inmunoglobulinas y citoquinas pro-inflamatorias.
  Prebióticos. ¿Qué son y por qué son tan importantes?

Sin embargo, además de estos beneficios, los probióticos son capaces de aumentar el valor nutricional de lo que se consume en el día a día debido a que, como la mayoría de las bacterias, contienen un aparato enzimático capaz de metabolizar y excretar diversos nutrientes, haciendo del medio donde se localizan uno más acorde a sus requerimientos.

Las actividades enzimáticas de cada especie de probióticos difieren, teniendo muy variadas eficiencias metabólicas al depender de los sustratos conseguidos en donde se estén desarrollando.

Con esto en mente, se cree que el sistema enzimático de los probióticos es capaz de incrementar la digestibilidad de los alimentos al ser suministrados en conjunto a través de la dieta. Esto se traduce en la toma de carbohidratos, proteínas y grasas de gran tamaño molecular para luego reducir su tamaño y aumentar su capacidad de absorción por parte del intestino.

Aparte de demostrar las anteriores acotaciones, diversos estudios también han señalado la beneficiosa acción de los probióticos en el incremento de la capacidad de absorción y mecanismos de transporte de nutrientes por parte del epitelio intestinal (4, 5).

Otro beneficio nutricional proporcionado por los probióticos es el de la producción de ácidos grasos de cadena corta (AGCC), también conocidos como ácidos grasos volátiles (AGV), como resultado de la fermentación de carbohidratos y sustratos endógenos como el moco intestinal.

Investigaciones indican que estos ácidos grasos contribuyen con aproximadamente un 10% de los requerimientos calóricos diarios en los humanos, aumentando en aquellos individuos que consuman más fibra dietética.

Sin embargo, lo más importante acerca de estos elementos se puede encontrar en sus otros múltiples mecanismos de acción, los cuales incluyen (6, 7):

  Beneficios de los Probióticos para la salud

Beneficios de los probióticos en la dieta

  • Influencia indirecta en la síntesis de colesterol.
  • Regulación de la secreción de insulina y glucagón.
  • Promoción del crecimiento epitelial y de la circulación en el intestino.
  • Regulación de las funciones de secreción y absorción intestinales.
  • Mantenimiento de la homeostasis intestinal.
  • Influencia en los procesos inflamatorios y carcinogénicos del organismo.

Como habrás podido observar, el consumo de suplementación a base de probióticos en conjunto con la dieta cotidiana ha mostrado ser beneficioso debido al gran aporte nutricional proporcionado.

Con suerte, en el futuro, estos y otros estudios ofrecerán suficiente información a la comunidad científica en general para que los probióticos no sean únicamente considerados como elementos de uso puramente médico, sino también como elementos dietéticos poseedores de un gran valor nutricional para el ser humano.

Sin embargo, tú puedes empezar ahora mismo a consumirlos. ¡No te quedes atrás! Da el ejemplo y empieza a incluir a los probióticos en tu nutrición diaria.

Únete a nuestra Comunidad.

¿Te gustó el post? Queremos compartir contigo la mejor información sobre salud natural y darte las claves para poder tomar el control de tu propia salud. Súscríbete y te enviaremos un email mensual con los artículos más destacados.
¡Claro, Me apunto!