Omega-3: Qué son, para qué sirven, propiedades y beneficios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
omega 3 que es propiedades beneficios

Son consideradas “grasas buenas”, están presentes en la naturaleza y son indispensables para controlar los procesos inflamatorios del cuerpo humano.

Estos nutrientes deben consumirse a diario, son esenciales y niveles adecuados en nuestro organismo proporcionan un sinfín de beneficios para la salud cardiovascular, cerebral o visual, por poner algunos ejemplos.

El ser humano necesita mantener una correcta alimentación para satisfacer sus necesidades energéticas diarias, y proporcionar todos los elementos para que los procesos metabólicos del organismo se den satisfactoriamente.

Si bien es importante incluir la cantidad adecuada de macro y de micronutrientes como son las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, las vitaminas, minerales o antioxidantes, es indispensable no olvidar y tener muy presente los Omega 3, un elemento graso, qué digo yo, mejor así, el elemento graso que juega un papel fundamental en nuestra salud.

Te explico por qué. Vamos allá.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     ¿Qué es el Omega-3 y para qué sirve?

     

    Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3, como el nombre lo indica, son grasas que contienen varios dobles enlaces en su estructura. 

    Están ampliamente distribuidos en la naturaleza, siendo elementos esenciales del metabolismo lipídico y jugando un rol muy importante en la dieta y fisiología humana.

    Los tres tipos de ácidos grasos Omega-3 que tienen un papel en el organismo humano incluyen al ácido α-linolénico (ALA), encontrado en aceites vegetales, al ácido eicosapentaenoico (EPA) y al ácido docosahexaenoico (DHA), encontrados en aceites de origen marino.

    Por otra parte, es también necesario explicar qué son los ácidos grasos poliinsaturados Omega-6, los cuales pertenecen a la misma familia de los Omega-3, pero tienen el último doble enlace en una posición diferente. Estos incluyen al ácido linoleico (LA) y al ácido gamma-linolénico (GLA), entre otros.

    Estos ácidos grasos, en mayor proporción los pertenecientes a los Omega-3, son una parte indispensable en la lucha contra los procesos inflamatorios que tanto degeneran al ser humano, especialmente aquellos procesos que, de manera silente, se mantienen en el tiempo sin mostrar sintomatología alguna, pero provocando un daño enorme.

    Si bien es verdad que estos ácidos grasos ayudan a regular la inflamación crónica, sus beneficios no se quedan hasta ahí. 

    Son capaces de proporcionar asombrosos beneficios para la salud de diversos órganos y sistemas, regulando y promoviendo sus correctas funciones para que todos trabajen de la mejor manera posible.

    Pero un momento. 

    Te podría interesar:

     Estigmatización de las grasas y su verdadera importancia

     

    Seguramente te estarás preguntando, ¿las grasas no son dañinas?, ¿por qué debería consumir ácidos grasos si no quiero engordar? 

    Esto es más común de lo que tú crees, así que no debes sentirte mal si tienes estas dudas. Fíjate en esto y enterás el por qué.

    Las grasas, también conocidas como lípidos, son elementos esenciales para cumplir ciertas funciones dentro y fuera del ser humano, las cuales incluyen:

    • Fuente de energía, siendo el origen de esta luego de haberse consumido las reservas de carbohidratos en el organismo.
    • Base estructural de las membranas celulares, formando la bicapa fosfolipídica, importante y esencial para las células.
    • Elementos precursores de algunas hormonas esteroideas, ácidos biliares y vitaminas.
    • Fungen de transporte para ciertas vitaminas liposolubles y otros elementos importantes.
    • En la industria alimentaria son utilizadas para enriquecer el sabor de ciertas comidas.

    Es importante decir que sin la presencia de las grasas, tanto las buenas como las malas, el ser humano no podría ser capaz de vivir, ya que funciones compatibles con la vida no se estarían realizando.

    Las grasas son necesarias y fundamentales para el desarrollo humano, siempre y cuando:

    • Se entienda cuáles son las grasas que se deben consumir y cuáles no, encontrando el equilibrio adecuado.
    • Se elijan productos de primera calidad con el mejor contenido graso posible.
    • Se tenga el conocimiento de los requerimientos diarios de los diversos elementos grasos para cumplir todos los fines metabólicos del cuerpo humano.
    • Y último, pero no menos importante, se sepa por qué razones en específico se deben consumir grasas hoy en día.

    Después de desgranar qué son los Omega 3 y aclarar la verdadera importancia de estas, quiero profundizar un poquito más en la relación existente entre el Omega 3 y la inflamación crónica, que mencionamos anteriormente, pues esta relación es clave y, el comprenderlo bien, es lo que va a permitir a cualquier persona dirigirse hacia la salud plena.

    Vamos allá.

     El Omega-3 y la inflamación

     

    La inflamación debe entenderse no tanto como un proceso agudo, sino como un proceso que tarda años en desarrollarse, perjudicando poco a poco todas las estructuras desde los niveles más básicos hasta los más complejos, terminando así, en el desarrollo de alguna de las patologías, tales como la DM tipo 2, cardiopatías, enfermedades autoinmunes, algunos tipos de cáncer, entre otras.

    La práctica médica actual va erróneamente dirigida a tratar solamente los signos y síntomas producidos por esta. Sin embargo, el hecho que estos desaparezcan no quiere decir que la inflamación silente, la verdadera causante de todos los males, lo haga también.

    Si bien la conducta médica actual está dirigida a tratar el evidente proceso inflamatorio agudo por medio de medicamentos como los AINES, corticoesteroides, inhibidores de la COX-2, la aspirina, entre otros, los expertos opinan que tanto este proceso como el silente deben entenderse y manejarse a través de una correcta nutrición que ayude a balancear la situación.

    Te podría interesar:

    > La grasa dietética: agentes pro y antiinflamatorios

     

    Los ácidos grasos Omega-3 y 6 tienen un rol muy importante funcionando tanto como agentes pro-inflamatorios, como antiinflamatorios.

    Si bien a partir de los ácidos linoleico y gamma-linolénico, el Omega-6 da paso al ácido araquidónico (AA), de donde derivan importantes agentes pro-inflamatorios, también da paso al ácido dihomo-gamma linolénico (DGLA), de donde derivan agentes con potentes acciones antiinflamatorias.

    Por otro lado, el Omega-3, dándole paso al EPA, forma compuestos con importantes propiedades antiinflamatorias y son los encargados de modular el comportamiento de los anteriores agentes y encontrar el balance perfecto entre ellos (1, 2, 3, 4).

    El problema con estos ácidos grasos es que, actualmente, la inclusión del Omega-6 en las dietas Occidentales es considerada excesiva, mientras que la del Omega-3 es evidentemente insuficiente. Estaremos hablando de una proporción 20:1 cuando lo ideal es aproximadamente 2:1.  

    Esto produce un importante desequilibrio entre sus metabolitos, aumentando los niveles de eicosanoides pro-inflamatorios y disminuyendo los de carácter antiinflamatorio (5).

    Teniendo claro lo anterior, hay que buscar soluciones y el único modo para que se establezca un equilibrio entre estos ácidos grasos Omega será el de mantener una alimentación correcta acompañada de la adecuada suplementación, especialmente a base de Omega-3, para así mantener los niveles indicados de todos los elementos relacionados con este proceso.

     Propiedades y beneficios del Omega-3

     

    Como fue mencionado previamente, los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 no se detienen ante la regulación de los procesos inflamatorios, sino que van mucho más allá, siendo capaces de otorgarle efectos positivos a una gran diversidad de tejidos corporales, previniendo y combatiendo múltiples enfermedades conocidas en la actualidad, pudiendo así obtener al final, el bienestar que toda persona desea y realmente necesita.

    Algunos de estos efectos positivos incluyen:

    • Disminuyen las cifras tensionales y promocionan la salud cardíaca.
    • Mejoran los parámetros lipídicos a nivel sanguíneo.
    • Reducen la neuroinflamación.
    • Previenen enfermedades mentales neurodegenerativas.
    • Mejoran ciertas patologías oftalmológicas.
    • Promocionan el bienestar de la embarazada, así como del bebé.
    • Reducen síntomas y conductas mentales en niños y adolescentes.
    • Aumentan la salud pulmonar y reducen los efectos de la contaminación.
    • Mejoran el comportamiento inmune.
    • Promocionan el bienestar metabólico y los parámetros relacionados.
    • Aumento de los efectos dermoprotectores.

    Después de todo esto, estarás conmigo en que el Omega 3 es fundamental para nuestras vidas y debemos procurar incluirlo en nuestro día a día, ya sea a través de la alimentación o de suplementación. 

    Si se siguen las pautas recomendadas, el bienestar no solo se verá a un nivel general, sino también en cada célula del organismo, manteniendo la homeostasis necesaria para prevenir y tratar cualquier patología que afecte cualquiera de los sistemas del cuerpo humano.

    Espero que te haya gustado el post, aclarado dudas y lo compartas. 

    Suscríbete a nuestro Canal es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    • Nuestros últimos posts
    • Descuentos exclusivos
    • Últimos posts

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba