Síntomas y tests para detectar la resistencia a la insulina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
sintomas resistencia a la insulina

Si tienes niveles de azúcar un poco más altos de lo normal y vives una vida sedentaria, podrías tener resistencia a la insulina

Sus principales síntomas son la acantosis nigricans y el hirsutismo, pero también algunos otros signos tempranos de la diabetes

También existen exámenes clínicos que miden la resistencia a la insulina, como el índice HOMA-IR y otros problemas de salud

Años atrás, el concepto de resistencia a la insulina era completamente desconocido. Ahora, cada vez más personas saben, antes que nada, lo que es la insulina, y además, lo que significa resistencia a la insulina. 

Es porque ahora más que nunca vivimos en un entorno en el que los factores de riesgo para la resistencia a la insulina son más prevalentes que nunca.

La obesidad está llevándose por delante todas las estadísticas, e incluso afectando la vida de los niños y adolescentes. A pesar de que muchos queremos vernos bien físicamente, la vida sedentaria es mucho más cómoda, sobre todo si nos hundimos en el sofá en frente de un televisor. Y cada vez hay más opciones para comer delicioso sin tener que preparar nuestra propia comida, pero es sumamente difícil encontrar entre esas opciones una realmente saludable.

Por eso, no nos sorprende ver cómo cada vez más personas presentan síntomas de resistencia a la insulina, e incluso son diagnosticadas con un síndrome metabólico.

Detectar la resistencia a la insulina puede ser uno de los mayores retos de la medicina moderna. 

En realidad, se requieren exámenes muy específicos para diagnosticarla, así como medidas corporales y la valoración de todos estos resultados por un médico, de preferencia un endocrinólogo.

Sin embargo, hay muchas formas de sospechar que padecemos resistencia a la insulina, sobre todo si cumplimos con las características más básicas de estos pacientes.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Cómo saber si (probablemente) tienes resistencia a la insulina

     

    Si respondes sí a más de una de estas preguntas, es probable que tengas resistencia a la insulina:

    • ¿Tienes sobrepeso u obesidad en alguno de sus grados?
    • ¿Haces poco o nada de ejercicio?
    • ¿Reconoces que tienes hábitos de alimentación poco saludables?
    • ¿Te han encontrado alguna vez niveles altos de glucosa en la sangre?

    Responder afirmativamente a varias de estas preguntas aumenta cada vez más las posibilidades de que tengas resistencia a la insulina. Sin embargo, existen también otras maneras de sospechar esta condición

     Síntomas de la resistencia a la insulina

     

    La resistencia a la insulina es una condición que inicia en la célula, pero que termina afectando al resto del organismo. 

    Sin embargo, los síntomas no suelen ser tan visibles como en el caso de una infección o un proceso inflamatorio local.

      Tratamiento natural para la resistencia a la insulina

    Aún así, existen algunos indicios que pueden señalar a una resistencia a la insulina. 

    Algunos son propios de la resistencia a la insulina mientras que otros son síntomas de la hiperglucemia, consecuencia directa de la resistencia a la insulina.

    Estos son los más importantes:

    • Acantosis nigricans: Es uno de los signos más comunes en la resistencia a la insulina. Se trata de un cambio de coloración en la piel, sobre todo en el área de los pliegues. La piel se torna oscura y pueden llegar a notarse manchas negras en la zona del cuello, debajo de las axilas, y en los pliegues naturales de las articulaciones.
    • Hirsutismo: Es el nombre clínico de las características sexuales masculinas en una mujer. Las mujeres que sufren de acné, con aparición de vello corporal y facial deben realizarse exámenes para detectar problemas hormonales como el ovario poliquístico, el cual también se asocia a resistencia a la insulina y desequilibrios menstruales.
    • Aumento de la sensación de hambre y sed: Es una consecuencia directa del aumento de la glucemia. Cuando hay resistencia a la insulina, hay mayor riesgo de hiperglucemia porque la hormona no es capaz de abrir el paso a la glucosa hacia el interior de la célula. Es por eso que el paciente puede comenzar a manifestar síntomas similares a la diabetes, como la sensación de hambre y sed.
    • Aumento de volúmen de orina: Al aumentar los niveles de glucosa en sangre, el exceso es detectado por el riñón, el que se encarga de eliminarlo por la orina. La glucosa eliminada en la orina aumenta la cantidad de soluto, y para compensar, el organismo lo intenta disolver arrastrando agua extra. Es por eso que los diabéticos y muchas personas con resistencia a la insulina orinan con más frecuencia.

     Exámenes de laboratorio para detectarla

     

    Si sospechas que tienes resistencia a la insulina, comunícalo a tu médico. Existen varios exámenes que nos permiten salir de dudas. 

    El primero que probablemente te realicen, si no lo han hecho aún, es una glucemia en ayunos. Si los valores de esta se encuentran alterados, tu médico podría recomendarte otros exámenes un poco más complejos, llamados “prueba de tolerancia a la glucosa”, y también el “índice HOMA-IR”.

    Veamos cada uno de estos exámenes y lo que tu médico está buscando en ellos:

    > Glucosa en ayunas

     

    La glucosa o glucemia en ayuno es una medida de azúcar en sangre que se debe tomar en la mañana antes de tomar bocado. Tampoco puedes tomar bebidas distintas al agua. Lo normal es que durante el ayuno tus cifras de glucosa disminuyan por debajo de 100 mg/dL.

    Si durante el ayuno tienes cifras de glucemia mayores a 100 mg/dL, esto no significa necesariamente que tengas diabetes. Sin embargo, podría ser una resistencia a la insulina.

    > Prueba de tolerancia a la glucosa

     

    Esta prueba es similar a la glucosa en ayuno, pero se realiza en dos partes. Inicialmente, te tomarán una muestra en ayuno, exactamente igual a la que hemos discutido arriba. 

    Posteriormente, te darán una solución glucosada y volverán a realizarte la medida para ver cómo tu organismo reacciona a la glucosa que acaba de entrar en tu cuerpo.

    Naturalmente, como acabas de tomar una solución con glucosa, tus niveles de azúcar en sangre aumentarán. Pero tu cuerpo debe contrarrestar este aumento liberando insulina. El problema es que, si tus tejidos son resistentes a la insulina, no se verá el efecto, y la glucemia seguirá estando elevada.

    En una prueba de tolerancia a la glucosa puede aumentar la glucemia de 100 a 140 mg/dL. Pero si aumenta por encima de los 140 mg/dL, es signo de resistencia a la insulina. Incluso si los valores son mayores a 200 mg/dL, tu médico podría pensar en un diagnóstico de diabetes.

    > Índice HOMA-IR

     

    Finalmente, tenemos una herramienta llamada índice HOMA. Esta toma en cuenta tus niveles de glucemia y la concentración de insulina en el cuerpo. Luego de tener ambos datos, estos se colocan en una fórmula y de acuerdo a los resultados podremos saber si esa concentración de insulina está o no haciendo su labor en bajar los niveles de glucosa en la sangre.

    Lo bueno del índice HOMA-IR en comparación con los anteriores métodos es que nos permite tener una visión general de la progresión de la resistencia a la insulina. 

    No solo nos ayuda a diagnosticarla, sino también a ver cómo evoluciona.

    Espero que te haya servido de ayuda este post.

    Suscríbete a nuestro Canal, es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba