Suplementos que podrían ayudarte a mejorar el Síndrome Metabólico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
suplementos para sindrome metabolico

Para controlar e incluso revertir el síndrome metabólico podemos utilizar una combinación de nutrientes destacados y sustancias antioxidantes

Los principales nutrientes que podemos utilizar son el cromo, la vitamina A, la biotina, y los ácidos grasos omega 3

Podemos valernos de sustancias antioxidantes, como lo son el licopeno, la luteína, el ácido alfa lipoico, y la coenzima Q10

En los últimos años, el auge de los suplementos dietéticos nos ha permitido tener acceso a las hierbas y extractos de los lugares más remotos sin necesidad de buscarlos en el mercado, prepararlos, y mucho menos calcular la dosis adecuada. Todo está listo, y lo único que tenemos que hacer es seguir las instrucciones.

Sin embargo, tanta variedad no siempre es algo positivo. A veces podemos encontrarnos con afirmaciones fuera de lugar y sin ningún basamento científico, y al no conocer demasiado de química orgánica o de medicina podríamos ser presa de promesas engañosas.

Por eso es importante informarte antes de dirigirte a comprar un suplemento.

En el caso del síndrome metabólico, recuerda que este se refiere a un conjunto de problemas, entre los cuales está la obesidad, los problemas con la glucosa en sangre, el desequilibrio de las grasas, la hipertensión, y otros. 

No sería sorpresa encontrarnos con una lista exorbitante de suplementos que afirman ser efectivos para tratar cada uno de esos problemas de salud.

Pero, ¿cuáles son en realidad los más apropiados? 

Para saber la respuesta, sólo tenemos que evaluar la evidencia. Y como sabemos que puede ser un poco complicado, aquí te dejamos los resultados de nuestra propia investigación.

Tabla de Contenido
    Add a header to begin generating the table of contents

     Los nutrientes más útiles para el síndrome metabólico

     

    Una de las causas del síndrome metabólico tiene que ver con la nutrición. De hecho, la carencia de algunos nutrientes fundamentales puede jugar un rol en su aparición. Otros nutrientes pueden compensar el problema y ayudar a mantener un mejor control de la enfermedad.

    Entre los más importantes tenemos los siguientes:

    > Picolinato de Cromo: La resistencia a la insulina es uno de los problemas de salud más complejos y multifacéticos. No solamente se trata de una respuesta a picos de glucosa por la mala alimentación. También la deficiencia de algunos nutrientes puede contribuir, en especial la deficiencia de cromo.

    El cromo contribuye a la acción de la insulina, y si no hay suficiente cromo en la célula será imposible abrir los canales de glucosa para que entre a la célula. En otras palabras, contribuye a la resistencia a la insulina (1).

    Por ello, el picolinato de cromo en especial se ha reconocido como uno de los nutrientes más beneficiosos para los pacientes con obesidad y síndrome metabólico. 

    También en los pacientes con diabetes es capaz de mantener bajo control los niveles de glucosa a manera de terapia complementaria (2). 

     > Vitamina A y Biotina: La vitamina A y la biotina se han visto envueltas de forma muy estrecha al síndrome metabólico, su desarrollo y su progresión. 

    En el caso de la vitamina A, esta tiene productos metabólicos que favorecen la secreción de insulina por parte de las células beta del páncreas. De igual forma, tiene efectos antiinflamatorios que reducen la incidencia de complicaciones cardiovasculares (3).

    La biotina también contribuye a la secreción de insulina por parte del páncreas. Facilita la expresión genética y la acción de una enzima llamada glucocinasa hepática, que es la que convierte glucosa en glucógeno y permite almacenar el exceso y controlar la glucemia (2).

     > EPA y DHA: Los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) son dos ácidos grasos omega 3 muy especiales, y en muchos casos llamados esenciales. 

    Contribuyen a la función inmune, a mejorar la proporción de lípidos en sangre, a prevenir la inflamación sistémica, entre otros muchos beneficios para pacientes con síndrome metabólico (4).

    Se ha determinado que la suplementación con ácidos grasos EPA y DHA puede mejorar la sensibilidad a la insulina, disminuyendo el riesgo de progresión del síndrome metabólico a una diabetes tipo 2. 

    De igual manera, mantiene a raya los niveles de triglicéridos en sangre y evita los problemas endoteliales que progresan en la formación de placas aterogénicas (5).

    Te puede interesar:

     Sustancias antioxidantes y antiinflamatorias útiles en el síndrome metabólico

     

    Por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, las sustancias de esta lista pueden ser muy útiles para evitar las consecuencias a largo plazo del síndrome metabólico y la diabetes. Este es un proceso continuo y requiere constancia, ya que los resultados se ven más a largo plazo. 

    Sin embargo, algunas de estas sustancias tienen también un efecto adicional y podrían ayudar a mejorar el control de la glucosa y otros aspectos clave del síndrome metabólico

    Estas son las sustancias antioxidantes que recomendamos después de nuestro estudio de la literatura científica:

    > Licopeno y luteína: Íntimamente relacionados con la vitamina A, los carotenoides están entre las sustancias con mayor potencial antioxidante, y dos de ellos son el licopeno y la luteína. 

    Los antioxidantes tienen una estructura especial que les permite donar electrones sin convertirse en sustancias oxidadas e inestables. Es por eso que son capaces de neutralizar a los radicales libres y prevenir la oxidación del colesterol LDL(3).

    En los pacientes con síndrome metabólico, el LDL se encuentra aumentado, y una oxidación sistemáticas del LDL puede facilitar la formación de la placa ateroesclerótica. 

    De esta forma, los nutrientes con capacidad antioxidantes son muy útiles en pacientes con resistencia a la insulina y desequilibrios en el colesterol sanguíneo para prevenir las consecuencias más preocupantes del síndrome metabólico y la diabetes tipo 2 (6).

     > Ácido alfa lipoico: Existen diferentes tipos de antioxidantes en alimentos y suplementos; sin embargo, uno de los más relevantes para controlar y revertir el síndrome metabólico es el ácido alfa lipoico. 

    Esta sustancia tiene doble potencial antioxidante, ya que disminuye el estrés oxidativo y ayuda a reciclar otras sustancias antioxidantes, en especial la vitamina C y la vitamina E.

    Es por ello que el ácido alfa lipoico es un componente esencial en la dieta, y el complemento perfecto para cualquier dieta balanceada, en especial si deseamos potenciar su efecto antioxidante.

    De esta forma, el ácido alfa lipoico es capaz de prevenir la oxidación del colesterol malo, lo cual contribuye el primer paso para la formación de la placa ateroesclerótica. 

    De igual manera, mejora nuestra sensibilidad a la insulina y puede mejorar la tolerancia a la glucosa en pacientes con síndrome metabólico (7).

     > Coenzima Q10: Es también llamado ubiquinona, y se trata de un tipo de antioxidante muy especial para pacientes con problemas cardiovasculares y para aquellos que, como los pacientes con síndrome metabólico, tienen un desequilibrio en los niveles de colesterol.

    La coenzima Q10 concentra su acción antioxidante en los lípidos, con lo cual potencia la prevención de la ateroesclerosis y disminuye la viscosidad de la sangre. 

    Todas estas son características esenciales para la prevención de eventos cardiovasculares en pacientes de riesgo (8).

    Te puede interesar:

     Conclusión

     

    Varios suplementos cuentan con suficiente validez científica para ser utilizados en el síndrome metabólico

    Entre los más importantes destacan el cromo, la vitamina A, la biotina, y los ácidos grasos omega 3,  el licopeno, la luteína, el ácido alfa lipoico, y la coenzima Q10. 

    Cada uno de ellos cumple funciones importantes, algunos para resolver una deficiencia nutricional que puede empeorar el síndrome metabólico y otros por su capacidad antioxidante y la reducción del riesgo cardiovascular.

    En cualquier caso, hay que destacar que los suplementos ayudan en gran manera, pero no curan ni nos dan licencia para descuidar el estilo de vida saludable. 

    Por eso, acude con tu médico y sigue sus recomendaciones, no dejes de lado los pilares fundamentales del tratamiento de este síndrome, como lo son la dieta y el ejercicio, y escoge suplementos con evidencia científica que realmente te ayuden a evitar las consecuencias metabólicas y cardiovasculares del síndrome metabólico.

    Suscríbete a nuestro Canal es GRATIS

    Aprende cómo mejorar tu salud a través de la nutrición y los suplementos que han demostrado, a partir de la evidencia científica y la experiencia clínica, su eficacia en las últimas décadas.

    • Nuestros últimos posts
    • Descuentos exclusivos
    • Últimos posts

    Si te pareció interesante este post, estos también te van a gustar:

    Productos Recomendados del Marketplace

    Ir arriba